jueves, 27 de junio de 2013

Capítulo 17: ¿Que haces aquí?

{Narra Cristina}

Estamos corriendo como críos, es divertido. Me giro y no veo a Liam. Pensaba que venía detrás de mí. Doy la vuelta y recorro los pasillos, de repente lo veo apoyado en una esquina. Me acerco silenciosa y le abrazo por detrás, noto como se estremece.
 
Cristina: ¿Que te pasa?
Liam: Nada… -noto su voz un poco triste y lo abrazo con mas fuerza-.
 
 Me coge las manos, un escalofrío recorre mi cuerpo, se gira y puedo observar sus ojos color café, esos ojos que miran directamente a los míos, esas mariposas vuelven a pasar por mi barriga.
 
Liam: -acercándose a mi y poniendo sus manos en mi cintura- Y ahora… tendrás tu merecido.
Cristina: ¿Eing? -comienza a hacerme cosquillas y caigo al suelo, pero agarro a Liam de la muñeca y hago que caiga conmigo-. Jajaja no jajaja para jajaja enserio jajaja ¡Liam!
Zayn: Ui, ui. Parece que aquí molestamos.
 
{Narra Zayn}
 
FLASHBACK
 
Estamos todos tirados en el césped. Decido levantarme y alejarme un poco del grupo. De repente, Louis se levanta y camina hacia mí.
 
Louis: ¡Ey, tío! ¿Qué te ocurre?
Zayn: ¿Eh? ¿A mi? Nada.
Louis: Anda que no. Puedo ser infantil e inmaduro, pero a mi no me engañas.
Zayn: Enserio Louis, no me pasa nada, no te preocupes.
Louis: En ese caso, vale. Espero que no me mientas -me guiña un ojo-.
 
Nos levantamos y nos dirigimos a casa de Nicole. Lourdes va todo el camino abrazada a Daniel. Para ella, yo solo soy un amigo, su mejor amigo, pero para mi ella es algo más que una amiga. ¿Celoso? No, yo nunca he sido celoso.
 
Llegamos a la puerta de la casa de Nicole, la abre y entramos. Todo estaba en silencio, excepto unas risitas que provenían del piso de arriba. Subí y me encontré a Liam encima de Cris haciéndole cosquillas.
 
FIN FLASBACK
 
Zayn: -sonrió pícaramente- Ui ui. Parece que aquí molestamos.
Harry: ¡Ehh! ¿Que hacéis los dos ahí?
Liam: Esto… emm… nada.
Cristina: Hemos jugado a la Wii y le he ganado con todas las de la ley. Pero el señorito no quiere admitirlo, así que ha empezado a hacerme cosquillas. -mientras nos explica esto esta muy roja- y bueno ¿vosotros como os lo habéis pasado? -dice mientras bajamos al salón, donde están los demás-.
Louis: Pues muy bien. Harry ha contado un chiste penoso, hemos hecho la croqueta…
Niall: -mira el reloj- ¡Ey, chicos! ¡Son las 8! Nos tenemos que ir.
Louis: ¡¿Que?! ¡Yo no me quiero ir!
Liam: Si, venga Louis ¡chicas nos vamos!
Cristina: -Liam se acerca a la puerta- ¡Eh! ¿Y no te despides? ¿Te crees que voy a dejar que te vayas de rositas después de la tarde que me has hecho pasar? ¡Mañana tendré agujetas en la barriga!
Liam: -se acerca a Cris- Ohh la princesa quiere un beso de este príncipe.
Cristina: -se da la vuelta- Tss creído.
Liam: -coge a Cris de la muñeca, le da la vuelta y besa su mejilla- Adiós fea.
Harry: Parejita, nosotros nos vamos. -dice desde la puerta. Liam corre hasta nosotros, se despide con la mano y cierra la puerta.
 
{Narra Lourdes}
 
Cuando los chicos se fueron, nosotros subimos a ducharnos y ponernos el pijama, después bajamos a cenar.
 
Lourdes: -mientras cenamos- ¿porque los demás chicos no han venido de excursión a Londres?
Ángela: ¿os acordáis del director que vino a vernos a nuestra ultima muestra de teatro? -todos asentimos- pues un día antes de venir aquí, llamo a Jesús diciendo que nos necesitaba para algo importante, los demás dijeron que si pero nosotros dos no queríamos y aquí estamos.
Cristina: A saber que sería jajaja
Daniel: Pues sii jaja

En ese mismo momento Laura se levanta de la mesa y se dirige a por el mando de la tele.

Laura: NIIICOOOOLEEE, ¡COOORREE! Mira mira mira –dice señalando al televisor-.
Nicole: ¡VOOOOOOOOOOY! –llega a la puerta del salón y se apoya en el marco de la puerta. Apenas puede respirar, se inclina un poco y se deja caer sobre sus rodillas-. Joder, lo que he corrido. ¿Qué es lo que…? ¡AAAAAAAHHH! DAALE VOZZ
Lourdes: ¿Qué es lo que os pasa?
Nicole y Laura: -al unísono-  La fuerza de una promesa
Lourdes: ¿La que de que?
Nicole y Laura: ¿NO SABES LO QUE ES?
Lourdes: No.
Nicole: Es una película súper bonita.
Laura: Narra la historia de un chico que quiere cumplir la promesa que le hizo a su madre cuando ésta se graduó en medicina. Es suuper boniiita.
Lourdes: Y la habéis visto unas 15 veces, ¿verdad?
Nicole: Solo veinte, pero merece la pena verla.
Lourdes: ¡Solo dice!
Laura: Pues nada, hoy la vas a ver.
Cristina: Vengaa, vamos a verla. Por lo que habéis dicho debe de estar muy bien.
 
Después de cenar y ver la película, nos vamos a nuestras habitaciones.
Estoy tumbada en la cama sin poder dormir, entonces se me ocurre algo. Me levanto de la cama y con pasos sigilosos recorro el pasillo, al llegar a la habitación de Ángela me detengo y miro por la puerta que esta un poco abierta, para mi sorpresa esta vacía. Me encojo de hombros y sigo andando por el pasillo hasta llegar a la habitación de Daniel. Doy dos suaves golpes.
 
Daniel: ¿Quién es?
Lourdes: Soy yo, Lou.
Daniel: Adelante.
Lourdes: -Abro la puerta, él esta tumbado en la cama y me mira sin expresión alguna en el rostro- Hola.
Daniel: ¿Qué haces aquí? -responde seco-.
Lourdes: No me podía dormir y he pensado quedarme contigo.
Daniel: ¿Qué? -su cara cambia a sorpresa y espanto- no, no. Vete a tu habitación.
Lourdes: Vamos, no me puedo dormir y…
Daniel: No Lou, vete a tu habitación.
Lourdes: Pero…
Daniel: ¡He dicho que te largues!
Lourdes: -una lagrima recorre mi mejilla pero la atrapo disimuladamente con la mano para que no se de cuenta- Vale -respondo con un hilo de voz.
 
Muy enfadada y asustada, vuelvo a recorrer el pasillo hasta llegar a mi habitación. Al llegar allí me doy cuenta que mi móvil esta con la luz parpadeando, eso quiere decir que me han llamado. Me acerco a él y veo las llamadas perdidas.
 
Lourdes: ¿Zayn?
Zayn: Dime.

miércoles, 26 de junio de 2013

Queridas lectoras:

Holaaa a todoos(:

Sentimos mucho no haber subido el capítulo 17 ni el 18, teníamos muchos examenes y nada de tiempo. Pero ya se ha acabado el curso y lo subire hoy.

Gracias a todas por leer el blog.
Os queremoos.
 
Un besooo(:
 

martes, 11 de junio de 2013

Capítulo 16: La verdad.



Narra Cris

Lourdes: -abre la puerta- ¡Chicos! Nos vamos al parque, ¿os venís?
Liam: -nos separamos rapidamente- No, no vamos –dice mientras sonríe.
Lourdes: Ah, vale –y cierra la puerta.
Cristina: -susurrando- Que oportuna.

Liam: Pues sí –suelta una pequeña carcajada-. Oye, ¿te puedo hacer una pregunta?
Cristina: Claro, dime.
Liam: ¿Por qué te has ido corriendo antes cuando estábamos en el salón?
Cristina: Pues… -mierda, si lo se no le digo que claro…. ¿Y yo ahora cómo contesto a eso?- es que… a ver, hay un chico del que no paro de pensar, Lau me ha dicho que estoy enamorada y todo eso, pero… yo no me quiero volver a enamorar.
Liam: Am, vaya –agacha la cabeza un poco triste.- Y, dime, ¿por qué no te quieres volver a enamorar?
Cristina: Dijiste solo una pregunta.
Liam: Vamos, contesta.
Cristina: No –le saco la lengua.
Liam: Ooooh, sí que vas a contestar. –comienza a hacerme cosquillas-. Ahora habla.
Cristina: Jajajaja no Liam jajajaja para jajajaja no soporto jajajaja que me hagan jajajaja cosquillas.

Liam: Pues entonces habla –asiento con la cabeza mientras rio sin parar hasta que me suelta-. Venga, empieza.
Cristina: Malo… –susurro-. Hace cinco años me enamoré por primera vez de un estúpido llamado Bruno.
Liam: Te enamoraste por primera vez a los… -hace cálculos con las manos- ¡12 años!
Cristina: Pues sí, ¿tan raro es?
Liam: Pues un poco, eso quiere decir que nunca has salido con nadie. No sentir nada por nadie, no sé, es raro –me mira y se ríe-. Entonces ¿eres un ladrillo sin sentimientos?
Cristina: ¡NOOOO! ¿Te quieres callar?
Liam: -se ríe- Vale, vale, pero no me pegues.
Cristina: -suelto una pequeña risita por su comentario-. El caso, que estaba todo el día hablando de él y mis amigas me decían que estaba obsesionada y que le dijera algo y un día decidí hablar con Bruno. Le dije todo lo que sentía y no se como pero nos hicimos muy amigos. Yo estaba todo el rato detrás de él y hacia lo que me pedía, siempre. Pero medio año después me dijo que el nunca había sentido nada por mi y que nunca seríamos amigos, solo me estaba utilizando. Mi respuesta fue tirarle un zumo por la cabeza e irme corriendo.
Liam: -murmura cosas con cara de enfado- Que hij… -se aclara la voz- capullo. El chico por el que estás enamorada ahora no será igual ¿verdad? Porque si no tendrá que probar mis puños.
Cristina: ¡No! El no es así. Es mucho más amable, simpático, divertido, cariñoso, gracioso…

Liam: -se levanta algo molesto- Bueno pues yo me voy a jugar a la Wii.
Cristina: -me levanto de la cama y voy tras él- No me esperes que es malo.
Liam: Pues por eso no te espero.
Cristina: -me pongo a su lado- Te voy a machacar. Ya lo verás.
Liam: Eso no te lo crees ni tú.

Narra Louis  

Andamos hasta un parque cerca de la casa de Nicole. Empezamos a hablar de lo que pensábamos hacer estos días. Y de la nada saltó Harry diciendo:

Harry: ¡Ronda de chistes! –todos los miramos, nos miro con carita de perro abandonado y nos empezamos a reír- ¿Qué me decís?
Zayn: Bueno vale, empieza tú.
Harry: Emm… esto… -se quedo pensando y levanta la mano como diciendo “¡Eureka!”-. Iban dos en una moto y se calló el del medio por la ventanilla de atrás con el cinturón puesto.
Lourdes: puajajajaja –empieza a reírse y todos nos quedamos mirándola- ¡QUE MIERDA CHISTE! –tiene las manos alrededor de la barriga, se ríe cada vez mas, se inclina un poco hacia atrás y acaba rodando por el suelo-.
Harry: ¡Croooooquetaaaaa! –y se tira detrás de Lourdes haciendo lo mismo.

Al final acabamos todos haciendo la croqueta e incluso de dos en dos. Todos estábamos tirados por los suelos riendo como verdaderos locos.

De repente Zayn se levanta y con disimulo se va a un lugar apartado. Definitivamente está en otro mundo. Me levanto y voy con él.

Louis: ¡Hey tío! ¿Qué te ocurre?

Narra Liam.

Estamos jugando al WiiSport, solo ella y yo. ¿Podría ser más perfecto? Dejo de mirar a la pantalla y desplazo mis ojos hasta Cris. Es preciosa. De repente me mira y dice:

Cristina: ¡SII! ¡Te he ganado! –me da con su mano en la barriga- ¡Eeoo! ¡Tierra llamando a Liam!

 


Liam: ¿Eh? Perdona me he quedado en las nubes –miro al televisor y…- ¿¡COMO!? ¡Esto esta roto! ¡Esta clarisimo que te he ganado yo!
Cristina: -pone una pose vacilona- ¡Já! Que te crees tu eso, he ganado yo, soy la mejor, admítelo.


  



Liam: De eso nada, ni lo sueñes.
Cristina: Si, soy la mejor. ¡Admítelo!
Liam: No, no y ¡no! –le miro desafiante- ¡Cosquillas!
Cristina: Nooooo, eso noooo.

 
 
Comenzamos a correr por toda la casa, le dejo un poco de distancia y me paro en una esquina apoyándome en la pared. Necesito pensar, le gusta un chico, no se quien es pero por la forma en la que lo describe tiene que ser perfecto. Ese chico es muy afortunado.

sábado, 1 de junio de 2013

Capítulo 15: ¿Qué te pasa?



No se oye nada al otro lado.

Laura: -vuelvo a llamar- Cris, por favor, déjame pasar.

Sigue sin decir nada, por lo que decido entrar. Esta tumbada en la cama, abrazada a la almohada. Me siento a su lado.

Cristina: Déjame, por favor –dice con la cabeza hundida en la almohada
Laura: No, no te quiero ver así, asi que siéntate y cuéntame que te pasa –Cris se sienta como los indios, me mira triste, pone un cojín sobre mis piernas y se vuelve a tumbar apoyando la cabeza en el cojín- Venga, cuéntamelo, a lo mejor te puedo ayudar.



Cristina: Creo que me ha vuelto a pasar.
Laura: ¿A pasar? ¿El qué?
Cristina: Estoy enamorada.
Laura: ¡¿Qué?! –digo con un hilo de voz, estoy muy sorprendida- Pe-pero eso es im-imposible – Cris se incorpora- Tu no te enamoras desde… la ESO.
Cristina: ¡Lose! Pero son los mismos “síntomas” –dice haciendo comillas con los dedos- Un escalofrió recorre mi cuerpo cuando lo veo, las típicas mariposas en la barriga cuando me mira, esa estúpida sonrisa cunado me habla…
Laura: Pero eso… ¡es genial!
Cristina: No, no lo es. ¿No te acuerdas de lo que me paso la primera vez que me enamoré?
Laura: Sí, ese chico… -me paro a pensar- ¿Cómo se llamaba?
Cristina: Bruno.
Laura: ¡Eso, Bruno! Ese tío era un capullo, seguro que el chico del que te has enamorado es mejor. Dime, ¿Quién es?

Cristina: Pues… es… -suspira- Liam
Lau: ¿¡QUÉ!? –me levanto de un salto- ¡¿Li…!?
Cristina: -salta y me tapa la boca- Te quieres callar, nos puede oír idiota.
Laura: ¡Mmm!
Cristina: ¿Que?
Laura: ¡Mmm! –señalo su mano en mi boca.
Cristina: -me suelta- ¿Qué has dicho?
Laura: Que deberías estar feliz. Él no es igual que Bruno.
Cristina: Losé, pero no me quiero volver a enamorar, se que voy a sufrir y no quiero.
Laura: -le doy una palmada en la espalda- Demasiado tarde, amiga.
Nicole: -abre la puerta despacio y asoma la cabeza- Chicas, nos vamos a dar una vuelta. ¿Os venís?
 Laura: pues claro, ¿Cris, te vienes?
Cristina: No, no tengo ganas –dice mientras se vuelve a tumbar en la cama-.
Laura: Vengaaaa porfaaaa. Aquí no vas ha hacer nada, te aburrirás.
Cristina: He dicho que no.
Laura: Joder.- murmuro- Vale.

Convencer a Cris es como tocar un cactus sin pincharte, algo imposible. Salgo de la habitación y veo a Liam un poco distraído.

Laura: Liam, ¿te vienes?
Liam: -parece que acabo de romperle muchos pensamientos- ¿Que?
Laura: ¿Qué si te vienes a dar una vuelta?
Liam: ¡Ah! No, no voy. ¿Sabes donde esta Cristina?

Señalo con la cabeza a su habitación y me voy por el pasillo.

(Narra Cris)

Joder, joder, ¡joder! ¿Por qué no paro de pensar en él?
Es que es tan perfecto, tan tranquilo, tan protector, tan cuidadoso, tan… ¡Tan Liam! ¿Por qué me pasa esto a mí?  ¿Por qué he tenido que volver a enamorarme? El amor es una mierda.
 
Tres suaves golpes en la puerta hacen que mis pensamientos se esfumen.

Liam: ¿Se puede?
Cristina: -¡Mierda! Serás oportuno- Si… pasa.

Liam entra, con su perfecta y preciosa sonrisa que hacen que mis mejillas se tornen rojas.

Cris: Ho-hola
Liam: Hola, ¿tú no vas con a dar una vuelta?
Cristina: No, no tengo ganas. ¿Y tú?
Liam: -se sienta a mi lado en la cama haciendo que las mariposas vuelvan a mi estomago- No, yo tampoco tengo ganas. Parece que esta tarde estaremos los dos solos.
Cris: -me mira a los ojos y sonríe, noto como mis mejillas arden- Si qu-que bien.
Liam: -su sonrisa desaparece y pone cara de preocupación- Estás roja, ¿tienes fiebre? –pone su mano en mi frente- ¿Te encuentras bien?

Cristina: Si –digo casi susurrando.
Liam: ¿Seguro? Estas roja y un poco caliente –se me escapa una risita y parece que se da cuenta-  ¡Ey! Eres una malpensada –ambos soltamos una carcajada- Me puedo quedar aquí contigo ¿verdad?
Cris: Pues claro.
Liam: ¡Bien! –se pone serio y me mira a los ojos, aparta un mechón de pelo que tengo en la cara- Sabes, seguramente no te lo haya dicho nunca pero,  eres preciosa.
Cris: Gra-gracias.

Pone el mechón de pelo detrás de mi oreja y me acaricia la mejilla. Se va acercando poco a poco a mi hasta que nuestros labios se rozan

Capítulo 14: ¡Ya llegan!



Narra Lourdes

Me despierto y noto que no hay nadie a mi lado, me incorporo y en la almohada hay una nota que dice:

Buenos días princesa, te espero en el comedor, tu desayuno ya esta listo ;)

<<No se como lo hace, pero siempre consigue dejarme con una estúpida sonrisa.>>

Me levanto con una amplia sonrisa, me lavo la cara, me peino un poco y me visto
Bajo y en la cocina esta Zayn cocinando algo que huele delicioso.


Lourdes: Buenos días –me acerco a el y le beso la mejilla-
Zayn: Eh, hola –me devuelve el beso-. Estoy haciendo tortitas. Lau y Cris bajaran enseguida. ¿Has dormido bien?
Lourdes: Sí, he dormido perfectamente –sonrío. Me siento en la mesa y Zayn pone delante de mí un plato con tortitas y sirope de chocolate- Gracias.

En ese momento bajan Lau y Cris y desayunamos juntos. Después nos reunimos con los demás chicos y con Nicole y nos vamos al aeropuerto.

(En el coche, de camino al aeropuerto.)

Lourdes: ¡Tengo ganas de ver a Daniel, tengo ganas de verlo, quiero verlo ya! –digo canturreando.
Nicole: -se ríe- Yo también, no lo veo nunca.
Liam: Bueno, no tardaremos mucho en llegar.
Niall: ¿Pongo la radio?
Nicole: ¡Sí! ¡A cantar!
Harry: Será mejor que tú no cantes si no quieres que llueva.
Nicole: Ñañaña –le hace burlas a Harry- Cállate idiota.
Harry: ¡No quiero subnormal!
Nicole: Pues te tendré que callar yo imbécil –dice amenazante.
Harry: ¿Ah si? ¿Y como lo vas a hacer? –sonríe pícaramente.
Nicole: De un puñetazo en esa cara tan fea que tienes.

Harry no dice nada más. Pasa media hora y llegamos al aeropuerto. Salimos del coche y entramos en el edificio. Miro a todos lados intentando ver su pelo rubio y rizado. A lo lejos veo una figura que resulta familiar, es una chica que me saluda alegremente. Intento verla con mas claridad, se va acercando poco a poco y cuando consigo saber quien es me quedo paralizada.

Lourdes: A-An… ¡ANGELA! – corro hacia ella y le doy un abrazo- ¡Estas aquí!
Ángela: -me abraza también- ¡Eso parece!

Cris y Lau se unen al abrazo y comenzamos a dar saltitos. Detrás nuestra aparece una figura alta y sonriente y a su lado un hombre más mayor.

Daniel: ¡Eh! ¿Para mi no hay nada? –dice intentando sonar celoso-.
Lou: -me separo un poco de las chicas y le miro, nuestras miradas se cruzan. Tiene los ojos muy brillantes- ¡Daniel! –me agarro a su cuello y él me coge de la cintura- Te he echado de menos.
Daniel: Y yo a ti pequeña –me susurra y me besa.
Louis: ¡Oooohhh, que bonito!
Lourdes: Cállate Louis –digo sin apartar la mirada de los ojos de Daniel y sin parar de sonreír-. Te voy a presentar a alguien que quizas conoces –le guño un ojo y me mira divertido-.
Daniel: ¿Y quien es ese alguien?
Lourdes: -me separo de el-. Es tu prima Nicole.
Daniel: Holaa –dice dirijiendose a Nicole-.
Nicole: Hola primoo –lo abraza-. Por fín te conozco.
Daniel: Pues sí, jajaja. Debo decir que eres bastante guapa.
Nicole: Jajaja –se sonroja un poco- pero no tanto como tú.
Daniel: -le dice bajito pero no lo suficiente porque logro escucharlo- Vamos a dejarlo ya vaya a ser que Lou se ponga celosa –se ríen-.
Lourdes: ¡¡¡Ehhhh!!! Yo no soy nada celosaa –digo haciendo parecer
enfadada-.
Jesús: -nuestro profesor de teatro, se pone a nuestro lado. Extrañado, mira a los chicos- ¿Quiénes son estos chicos?
Laura: Jesús, son unos amigos que hemos conocido aquí, en Londres. Ellos son Louis, Niall, Zayn, Liam y Harry. Chicos, este es nuestro profesor de teatro.
Jesús: Yo os conozco, pero ¿de qué? –dice susurrando y con una mano en la barbilla-.
Cristina: No te preocupes, pronto te acordarás – le da unos golpes en la espalda. Eso me encanta de Jesús, que podemos tratarle como un amigo más-.
Jesús: Si tu lo dices. –dice encogiéndose de hombros- ¿Nos vamos?
Lourdes: -Harry me da unos codazos y me mira como diciendo “venga, díselo”- Vale, vale ya se digo. Jesús, los chicos han pensado que podríais dejar las maletas en el coche de Louis y nosotros nos vamos en un autobús que nos espera fuera, si tu quieres claro.
Jesús: Claro, no hay problema. Muchas gracias –esto último se lo dice a los chicos-.

Harry sonríe satisfecho por su trabajo, yo me limito a poner los ojos en blanco y a suspirar. Después, los chicos (Ángela y Daniel, porque los otros no han venido) dejan las maletas en el coche de Louis y nos subimos al autobús. Cuando llegamos a casa de Nicole, cada uno sube a su respectiva habitación y dejamos las maletas, ya que Niall y Liam se han encargado de traérlas de casa de Zayn. Cuando bajan, comemos todos juntos, y después yo ayudo a la Sra. Grey a recoger mientras los otros ven la tele y hablan sobre lo que hicieron la semana pasada.

(Narra Laura)

Cris está muy rara, se le nota mucho. Lleva toda la tarde sin hablar y metida en su mundo y con la mirada perdida.

Laura: -me acerco a ella- Cris ¿Qué te pasa? –no me contesta, ni siquiera me ha escuchado- ¡Eoo! Tierra llamando a Cris.

Sigue sin hacerme caso, chasqueo los dedos delante de sus ojos y vuelve en sí.

Cristina: ¿Eh? ¿Qu-que pasa?
Laura: ¿Qué te pasa a ti? Estas todo el día ausente, sin hacer caso a nadie y eso me preocupa.
Cristina: -mira al suelo y susurra- No me pasa nada – dice con un hilo-.
Laura: ¡Venga Cristina! Te conozco desde que tengo memoria, a mi no me engañas.
Cristina: -aprieta los puños con fuerza- ¡No me pasa nada, joder! –acto seguido se va corriendo, sube las escaleras y cierra la puerta de su habitación de un portazo.
Louis: ¡Wuau! Menudo portazo.
Liam: ¿Qué le pasa? –dice un poco preocupado.
Laura: No lose, pero no te preocupes, lo averiguaré.

Salgo del salón y me dirijo a su habitación. Debe pasarle algo muy malo, sino no cierra la puerta de esa manera. Llamo.

Laura: Cristina, ¿puedo pasar?