domingo, 16 de febrero de 2014

Capítulo 39: Concierto. Cena de presentación.

(Narra Liam)

En el bakcstage:

Niall: Venga chicos, salimos en un par de minutos. ¿Estáis listos?
Liam: Yo si – le sonrío-.
Louis: Yo también – pone los ojos bizcos-.
Niall: Jajaja que carita tienes Louis.
Harry: -desde el baño- Jodeerrr ¡Zayn! ¡¿Dónde has puesto la laca?!

Niall, Louis y yo nos reímos por lo bajito. De repente se abre la puerta del armario y sale Zayn en boxers, abrochándose la camisa y con un bote de laca en la mano. Nos guiña un ojo y se va hacia el cuarto de baño.

Zayn: Toma presumido, tu bote de laca.
Harry: ¡Habló! Gracias, eres más apañado…
Liam, Louis, Niall y Zayn: -al unísono- … que la escobilla del váter. Ya lo sabemos
Harry: - en voz bajita- Me dais miedo.
Liam: Venga, terminad rápido que no os queda mucho tiempo.
Zayn: Joder, ¿cuanto queda?
Niall: Exactamente, un minuto y medio.
Harry y Zayn: ¡¿Qué?!
Zayn: No me da tiempo a vestirme, menos mal que me peiné hace dos horas.
Louis: Dos horas nada más que peinándote. Zayn, no se como pero haces que estas cosas ya no me extrañen.
Harry: A mi solo me falta peinarme, si Mr. Presumido me hubiera traído la laca antes ya estaría terminado.
Zayn: Si Mr. Quejoso hubiera cogido el solito la laca yo ya estaría vestido y él peinado, pero no, es más fácil pedírselo a Zayn.
Liam: Chicos, dejadlo ya y terminad rápido. Las fans nos esperan.
Louis: Es verdad, Liam tiene razón.

En ese momento entra Josh, el batería.

Josh: Chicos, treinta segundos.

Salimos todos juntos por la puerta y nos dirigimos a las escaleras que suben hacia el escenario.

Liam: ¡Buenas noches Bradford! Empezaremos el concierto con el primer single de nuestro segundo disco.

En la pantalla de detrás aparece el nombre de la canción: Live While We're Young.

Josh: Uno, dos, tres, cuatro – empieza a sonar la música-.

Liam: Hey girl, I’m waiting on you. I’m waiting on you. Come on and let me sneak you out. And have a celebration. A celebration. The music up, the windows down.
Zayn: Yeah, we‘ll be doing what we do. Just pretending that we‘re cool and we know it too.Yeah, we’ll keep doing what we do. Just pretending that we‘re cool. So tonight.

Todos: Let’s go – nos ponemos a saltar-. Crazy, crazy, crazy.

(Narra Cristina)

El concierto está genial, como todos los que hacen; y desde la zona VIP se ve genial. El ambiente es muy fiestero, hasta Nicole ha cantado algunas canciones, y eso ya es raro en ella.

Harry: I know nothing's making sense. For tonight let's just pretend. I don't want to stop so give me moooooooreeeee oooooreeeeee ooooooooowwwww -el ''chillido'' de Hazza le da un toque salvaje a la canción. ¡Me encanta!-.
Todos: Midnight Memories oow ohh ohh. Baby you and me stumbling in the street singing singing singing singing. Midnight Memories oow ohh ohh. Anywhere we go never saying no. Just do it, do it, do it, do it.

Aplausos, chillidos por parte de las fans. Los chicos avisan que la próxima canción será más lenta y relajada.

Nicole: Nunca he estado en un concierto de ellos, pero Emma tenía razón, son geniales -lo extraño no es que digan que son geniales, sino que al nombrar a su amiga desaparecida, no ha llorado, está bailando y cantando y eso me alegra-. ¡Vamos Cris! ¡Déjate la voz! ¡Para eso están los conciertos! ¡Para darlo todo! ¡Igual que las fiestas!

Me uno a ellas, bailando, cantando y haciendo payasadas. Jass, Lau y Nicky, tres chicas excepcionales, cada una a su manera... Lou... ojalá estuvieras aquí. Es como si un pedazito de mi, no estuviera... Mañana hablaré con ella. Pero hoy... ¡a pasarlo bomba!

Niall: I figured it out. I figured it out, from black and white. Seconds and hours, maybe we had to take some time.
Liam: I know how it goes, I know how it goes from wrong and right. Silence and sound, did they ever hold each other. Tight like us? Did they ever fight like us?

(Narra Niall)

El concierto además de agotador, está siendo espectacular. Nos lo estamos pasando genial, echaba de menos subirme a un escenario. Creo que ha sido el mejor comienzo.

Público: Aaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhh!! Otra Otra Otra!!
Harry: Nos gustaría cantar más bises para vosotros, pero ya no tenemos más tiempo.
Zayn: Volveremos pronto Bradford.
Niall: Os queremoos

Salimos del escenario y nos dirigimos al camerino otra vez.

Zayn: Así se canta chicos.

Louis: Venga, abrazo de grupo –dice alzando las manos-.

Todos nos unimos en un abrazo grupal. Ojalá no se acabara nunca, ya somos una gran familia. No me imagino una vida sin los chicos; sin el infantil de Louis, sin los presumidos de Zayn y Harry, sin el “papa’’ Liam. Pero bueno, este no es momento de pensar eso. Es momento de disfrutar, como dice Christina Aguilera: Feel this moment.

Harry: Aaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhh –dice suspirando y bostezando a la vez-.
Liam: Madre mía, te habrás quedado a gusto ¿no?
Harry: Estoy súper cansado, este concierto ha sido agotador, pero me he divertido mazo.
Niall: ¿''Mazo''? –pregunto confuso-.
Harry: Sí, mazo. Me lo han pegado las chicas, dicen que es una palabra que se dice mucho en España.
Zayn: Vaya, al final parece que nuestro pequeño Harry aprende culturas.
Harry: ¡Ey! –dice dándole con la mano en el brazo a Zayn-. Que yo se de muchas culturas.
Niall: Mazo, ¿no?

Todos nos empezamos a reír, excepto Harry que se ha quedado muy serio ante mi comentario.

Harry: Sí, mazo –dice alzando una ceja-.

(Narra Liam)

Una vez fuera del escenario, vamos al camerino oficial y nos cambiamos cada uno en su estancia. Tenemos veinte minutos para ducharnos, vestirnos e ir a la fiesta que se celebra en un local a cinco minutos de aquí. Me meto en la ducha y dejo correr un rato el agua; me reconforta, estoy muy tenso. Una vez terminada la ducha, coloco una toalla en mi cintura y me miro al espejo. Cojo mi peine y empiezo a cepillarme el pelo. Sin querer, con el codo, tiro un bote de laca al suelo; me agacho para cogerlo y mi toalla se desprende de mi cintura, cayendo al suelo.

…: ¡Pero que culo que tienes! -alguien da una palmadita a mi trasero-.
Liam: -me coloco rápidamente la toalla en su sitio y me giro- Auch, podrías haberme dado un poco más flojito.
Cristina: Anda quejica, si yo no tengo fuerza -me besa-. Habéis estado geniales.
Liam: Gracias -me sonríe y le dedico una de mis mejores sonrisas torcidas-.
Cristina: ¡Ah! Lou me ha dicho que te pongas una bata de no se que y que salgas que alguien quiere hablar con vosotros. Las chicas y yo os esperamos fuera.
Liam: Vale -antes de que se vaya, uno mis labios con los suyos en un dulce beso-. Te quiero.
Cristina: Pero yo más -no me deja decirle nada más, puesto que se va-.

Me pongo la bata blanca con mi nombre en violeta y salgo fuera, donde los chicos me esperan con Simon. Lo saludo con un apretón de manos.

Liam: Hola Simon, ¿como estás?
Simon: Hola Liam, pues muy bien. Un concierto genial chicos.
Harry: Muchas gracias tío Sim.
Simon: vengo a daros una gran e importante noticia.
Zayn: Y.. ¿de qué se trata?
Simon: Me han llamado unas agencias asiáticas para que deis una gira por allí. No me ha parecido mala idea y he aceptado. Lleváis mucho tiempo sin iros de gira, creo que Asia es un gran continente para empezar una gira especial por allí. Espero que no os parezca mala idea.
Louis: Para nada, es una idea muy buena.
Niall: ¿Y cuando empezaríamos?
Simon: Pues tenéis dos meses para prepararos, os he dejado más plazo que otras veces.
Harry: ¿Y cuánto tiempo duraría? -esa respuesta si que la quería saber-
Simon: Unos seis o siete meses. Bueno chicos, espero que disfrutéis de la noche, nos veremos pronto.

Nos despedimos de Simon y nos vamos a los camerinos individuales, donde nos vestimos y terminamos de preparar para la noche que nos espera. Seis o siete meses son muchos... antes apenas me importaba en exceso pero ahora...
He de pensar una forma de decírselo y que no nos duela a ambos, se que me va a extrañar, al igual que yo a ella. Espero que lo comprenda...

(Narra Lourdes)

*Un día antes*

Tras veinte minutos hablando con Noe y contándole todas mis experiencias y mis familias desde que tengo memoria, la convenzo para que se duche y se arregle, ya que siempre que hay alguien nuevo en el orfanato, los monitores deciden hacer una cena.

En este momento Noe esta en la ducha. Ha decidido ponerse uno de mis
conjuntos que tenia en el armario de cuando era pequeña. Este consiste en unos pantalones cortos negros y suelecitos, de altos hasta la cintura, una camiseta blanca con un lacito que queda a la altura de la parte alta del pantalón y con una chaqueta grisácea con grandes bolsillos a los lados y con un lacito negro en un pequeño bolsillo en la parte derecha de este. La verdad es que me resulta raro que todo este como cuando yo tenía su edad.

Yo estoy tirada en la cama, con unos pequeños zapatitos azul al lado a lo que acababa de limpiar. Me levanto de un salto y comienzo a rebuscar por mis maletas en busca de algo que poder ponerme. Alguien llama a la puerta, se abre lentamente y aparece Clara un tanto asombrada.

Clara: Creí que te iba a encontrar sentada en el pasillo con tus maletas alrededor –a ambas se nos escapan una risita-. Vengo a decirte que, como siempre, esta noche haremos una cena especial para daros la bienvenida tanto a ti como a Noelia, que por cierto, ¿dónde está?
Lourdes: Pues ahora mismo se está duchando para después arreglarse. ¿A qué hora tenemos que bajar?
Clara: Con que estéis listas a las nueve me sobra.
Lourdes: -la voy empujando con palmaditas en los hombros hacia la salida del cuarto-. Perfecto, a las nueve en el comedor.

Una vez en la puerta ella se da la vuelta, yo sonrío y cierro dejándola con la palabra en la boca.
Una hora mas tarde, Noe ya esta vestida y peinada, lista para la cena. Yo voy con un vestido blanco con líneas negras y dibujos amarillos, con aberturas a ambos lados de la cintura y en la parte del pecho, blanco completamente y un bolso negro con pequeños pinchos dorados y tacones de sandalia negros. Ambas estamos muy guapas.

~~~~

Cuando bajamos por las escaleras, cogidas de las mano. Ya era de noche y todo estaba oscuro, aunque las luces que cuelgan del techo nos iluminan el camino. En este momento, el patio está oscuro y tranquilo, como la mayoría del orfanato, pienso mientras recorremos el pasillo. Después de cruzar la estancia y llegar a la otra escalera, giramos a la izquierda que da lugar a otro pasillo interminable. En la pared del pasillo, una enorme puerta doble. Al abrirla, toda la sala esta repleta de niños y niñas, adolescentes y unos cuantos adultos, todos esperando a nuestra llegada. Esta sala me recuerda un poco al comedor de Harry Potter, claro que mucho más pequeña y sin cosas mágicas.

Cuatro mesas de un color marrón oscuro atraviesa la sala de forma vertical, donde se sientan los alumnos. Al final de la sala, unos dos escalones suben a la zona de los monitores del centro, cuya mesa es mas clara que las demás y esta esta colocada horizontalmente; desde allí Clara me sonríe. Del techo cuelgan enormes lámparas de araña que le dan a la sala un color cálido y acogedor. Y detrás de la mesa de los monitores, enormes ventanales que dan a la calle, cubiertos por unas finas cortinas beige, un poco más claras que las paredes color crema.
Me puedo fijar que todos están muy elegantes. Los chicos con trajes, las chicas con bellos vestidos. ¡Hasta los monitores!
Cuando damos un paso a la estancia, noto como Noe me aprieta la mano y mira a todos sorprendida y con un brillo en los ojos. De repente todos aplauden y algunos silban. Escucho a lo lejos “¿Esa no es Lou?” “¿Cómo que ha vuelto?” “Jo, pobre”. Caminamos hasta el fondo de la sala y subimos los dos escalones, noto todas las miradas de los compañeros, que ya han dejado de aplaudir, clavadas en la espalda.

Al llegar a la mesa de los monitores, el director del orfanato, el señor López, se levanta y nos sonríe, ambas nos damos la vuelta y miramos a nuestros compañeros.
Sr. López: Niños, niñas, señoritas y caballeros; permitid que os presente a vuestras nuevas compañeras, aunque a una de ellas ya la conocemos. Ellas son la señorita Noelia, y la señorita Lourd… perdón, Lou. –me giro con expresión extrañada y el sonríe y me susurra-. Se lo poco que te gusta que te llamen por tu nombre completo. –y me guiña un ojo-.

Yo sonrío y vuelvo a mirar al frente. Todos vuelven a aplaudir alegremente. Agarrada de la mano de la pequeña, caminamos hasta los únicos dos sitios libres que hay en una de las mesas para poner cenar.
Después de un rato, donde las cocineras ya nos han servido la comida (la comida favorita de las nuevas), todo se convierte en ruidos de cubiertos chocar contra platos y gente hablando y riéndo, contando anécdotas divertidas, historias de terror para asustar a los más pequeños y sueños por cumplir. Noe, a mi lado, sonríe divertida ante un chiste que ha contando un chico al que yo no conocía, de nombre Lucas. La pobre no para de conocer a gente nueva y de vez en cuando se confunde con los nombres. Por mi parte, los chicos que ya conozco me pregunta que tal me ha ido durante estos dos años y cosas por el estilo.

Siento como unos brazos me cubren el cuello y aprietan mientras me sacuden y oigo como alguien grita a mis espaldas cosas indescifrables. Cuando me suelta, cojo aire torpemente ya que he estado unos segundos sin poder respirar, las mismas manos que me han agarrado, me cogen de los hombros y me dan la vuelta haciendo que mire directamente a una chica preciosa, de piel color café con leche y pelo negro y muy rizado con unos grandes ojos negros como el carbón, una nariz pequeña y respingona y unos labios carnosos. Tiene tres años menos que yo y aun así tiene cuerpo de mujer de 20, con unas curvas espectaculares.

Elisa: ¡LOU! ¿¡Cómo que estás aquí, tontina!? –me abraza con fuerza- ¿Tú sabes lo que son dos años sin saber de ti? Dos años enteros sin saber donde estabas, si estabas viva, o con una familia rica o ¡yo que se! ¡Dos malditos años!

Ella llegó al orfanato cuando yo tenia once años y a pesar de lo que les había pasado a sus padres, ella siempre sonreía y alegraba al que estaba triste, siempre feliz y contenta. Era la única amiga que tuve en aquel lugar y como a la pobre nunca le habían adoptado, siempre estaba en el orfanato.
La última vez que me adoptaron. Nos prometimos que no estaríamos en contacto para nada, así no sufriríamos y yo no me acordaría del orfanato, y aun así, ella siempre tiene una gran parte de mi corazón.

Lourdes: Eli, Eli, Eli -digo contenta mientras le devuelvo el abrazo-, que estoy bien, tranquila. Yo también te he echado mucho de menos.
Noelia: Lou –me da golpecitos en la pierna para que le mire, me agacho y ella me susurra en el oído-. ¿Quién es tu amiga?
Elisa: Uiii pero que monada de niña, ¡que ojos mas bonitos por Dios! -Eli no ha podido escuchar lo que Noe me ha dicho pero aun así parece como si le hubiese leído lamente-. Tú debes de ser Noe, la niña nueva. Yo soy Elisa, encantada.
Lourdes: Parece que ella sabe presentarse solita. –susurro-.
Noelia: ¡Hola! Y sí, soy la nueva y tengo 7 años, es un placer conocerte.
Elisa: El placer es mío, pequeña –Eli me echa el brazo por los hombros y me atrae hacia ella, yo le rodeo la cintura con los brazos y la abrazo fuerte-.
Noelia: ¡Vaya! Se ve que sois muy amigas, que bonito. –la niña nos sonríe tiernamente-.
Elisa: Así es, y ahora seré una gran amiga tuya. –ella me suelta, se agacha hasta estar a la altura de Noe y le da un beso en la mejilla-.

Después de hora y media comiendo, conociendo gente y hablando con Elisa, nos mandan a todos a la cama, cosa que hacemos sin protestar ya que estamos muy cansados.
Noelia y yo ya estamos metidas en la cama, con el pijama puesto y medio dormidas. Pero en ese momento se abre la puerta lentamente y aparece Eli con una almohada entre los brazos, entra despacio y cierra la puerta con cuidado.

Elisa: Bueno -en vez de encender la luz, nos apunta con una linterna-, me parece a mi que esta noche nada de dormir, las señoritas me tienen que contar muuuchas cosas ¿no?

Y entonces nos adentramos en una noche llena de risas e historias sobre todo lo que Elisa quería saber de ambas, con mantas en el suelo y blanditas almohadas en nuestros brazos.

sábado, 8 de febrero de 2014

Importante(;

Holaaa a todos y todas:)

Como ya dice en el título, esto es importante. Mucho, pues hemos tenido unos problemas y hemos pensado en dejar el blog. No tenemos mucha inspiración y nos cuesta escribir un capítulo largo; además, apenas tenemos tiempo para escribir, lo que lleva a que no podemos subir.
Lo sentimos mucho por esas personas que siemre han estado apoyando nuestro blog, pero ha llegado el final. Esperamos escribir otro blog o incluso poder continuar este; hasta entonces, quedará finalizado.

Gracias a todos y todas..:)
Os queremos.















¡QUÉ CARAS TENÉIS! ¡ES BROMA! JAJAJA
Jamás dejaremos el blog jaja. Sentimos este pequeño sustito. 

Ahora, lo verdaderamente importante. como habéis comprobado la semana pasada no subimos capítulo y bueno, aquí está.
Si podéis recordar, hicimos un concurso en el que iban a haber varios ganadores, pues aquí está la primera y que además saldrá en el capítulo 38.

Silvia es la ganadora del concurso como niña pequeña. Muchas gracias por participar, hemos tenido que cambiar unas cosillas pero no son nada importantes. Esperamos que te guste a la famosa que hemos escogido como Noelia. Y puesto que no tenía apellido, nosotras se lo hemos puesto. Si se lo quieres cambiar, avísanos:) Nos encantó todas las cosas bonitas que dijiste de nuestra novela.

Una vez más, gracias a todas por leer nuestra novela. 

Os queremos.

Cristina y Lourdes:)

Nuevo personaje

Noelia Sánchez


Tiene siete años, es huérfana. Su cara es redondita y es muy mona. Su pelo es largo, liso y castaño claro. Sus ojos son verdes, de un verde realmente bonito, y son grandes. Es muy divertida, simpática y risueña, pero tiene dificultades a la hora de integrarse a un grupo. Ama, literalmente, a One Direction, compra siempre revistas en las que salen ellos y los escucha, tiene los tres discos. Es delgadita y atlética, le encanta jugar al baloncesto y le encanta cantar. Su sonrisa es realmente encantadora. Tiene una forma de hablar que a veces parece impropia para su edad Va a tener un importante papel en la vida de Lourdes.


 

Capítulo 38: Si te levantan de manera bruta, algo te tienen que contar...

(Narra Zayn)

Me levanto despacio al notar que los rayos del sol empiezan a tocar mi cara. Es raro levantarse y no convertirse en nota... Una leve sonrisa se forma en mi cara y se escucha una breve risa. Bajo despacio para no tropezarme, ya que ando un tanto adormilado. Paso por el salón y veo algo cambiado, no presto mucha atención y entro en la cocina. En la encimera aún queda algo de zumo de naranja que hice anoche. Cojo un vaso y lo relleno con el líquido. Empiezo a beber poco a poco y de golpe dejo el vaso en la mesa, creando un sonoro estruendo.

Zayn: ¡Qué coj...! - voy al salón y me coloco entre la televisión y el sofá- ¡HARRY EDWARD STYLES COX! ¡¿QUÉ NARICES SE SUPONE QUE HACES EN MI CASA?! ¿ME QUIERES MATAR DE UN INFARTO?
Harry: -alza la mano como el que no quiere la cosa- Hmmhmhmhmm.
Zayn: -cojo su mano y empiezo a darle vueltas por el salón- Vamos Harry, despierta. ¡VAMOS!
Harry: -se incorpora y se sienta en el sillón- Jo.. ¿qué te he hecho para que me despiertes?
Zayn: ¡¿Qué haces en mi casa?!
Harry: … -parece que piensa- Me quedé a dormir.
Zayn: Anda, pues perfecto. ¡¿Por qué?!
Harry: No sé, se me antojó.
Zayn: Voy a la farmacia...
Harry: Vale... -me dirijo a la salida, me coloco el chaquetón, abro la puerta- ¡No! -parece que se ha dado cuenta- ¡No vayas a por el test del embarazo!
Zayn: Es preocupante Hazza, debo hacerlo. Es necesario, por mi y.. por... ti. Entiéndelo.

Cojo las llaves y abro el coche. Sale corriendo detrás mia. Ahora que me doy cuenta, no lleva nada más que una camisa larga blanca de mangas cortas. Rezo por que también lleve ropa interior.
Harry se sienta en el capó del coche, no se va a levantar. Pero tiene que saber que no es nada malo.

Zayn: Quitate de ahí.
Harry: ¡No! ¡Bájate del coche!
Zayn: ¡Harry!
Harry: ¡Zayn!
Zayn: Hazza, tenemos que saber si estás embarazado. Que se antojen las cosas significa algo. Baja de ahí, esto es importante -he de admitir que la situación es muy graciosa, pero ante todo tengo que estar serio-.

Me mira con los ojos súper abiertos, se le van a salir de las órvitras. Bajo del coche, lo agarro de la mano y lo meto dentro de casa. Vamos al salón y nos sentamos cada uno en un sofá, quedando así uno enfrente del otro. Lo miro serio y juguetea con sus rizos.

Zayn: ¿Qué has hecho? -parece una conversación entre un padre y su hija más que una entre amigos-
Harry: Nada. No estoy embarazado -me empiezo a reir, suena extraño-.
Zayn: -me calmo un poco- Lo sé, era una coña. Pero, ¿por qué viniste a dormir anoche a mi casa?
Harry: No podía dormir y pensé que estarías despierto... Ayer fue un día realmente malo y quería estar contigo; no me apetecía dormir solo. Cuando llegué vi las luces apagadas y ya no tenía ganas de volver a mi casa, así que, me quedé aquí. ¿Te ha molestado?
Zayn: Para nada. Y gracias por preocuparte por mi y venir a mi casa a altas horas de la noche para estar conmigo. Que grande eres tío -le doy un abrazo-. ¿Preparamos el desayuno? -asiente-

(Narra Arturo)

Hace una mañana estupenda para salir a correr; después de una ducha, me pongo unos pantalones negros para correr y una camiseta de manga corta blanca. Cojo el móvil, los auriculares y las llaves. El mejor sitio para correr es St. James Lake Park, a sólo quince minutos de mi casa. Quince minutos de calentamiento y luego tres vueltas corriendo al parque.
Coloco los auriculares en mis orejas y pulso el play. Que mal que Lourdes se haya marchado, Cristina me había hablado mucho de ella pero hasta que no la conoces no sabes cómo es. Es una chica encantadora, muy simpática y graciosa. Me la había imaginado un poco más arisca, pero es todo lo contrario.
Sin darme cuenta, acabo de entrar en el parque. Hoy hay mucha más gente que de costumbre, será porque es sábado. Hay abuelos sentados en un banco, dando migajas de pan a las palomas; otro con sus nietos en el parque; gente corriendo y haciendo deporte; adolescentes jugando al fútbol y al baloncesto; niñas jugando al té en el césped; chicas contándose cosas; otros que leen, que juegan a las cartas o al ajedrez; madres paseando a sus hijos en el carrito; pájaros cantando; ardillas saltando de un lado a otro; gente en bicicleta; otras que pasean en barca por el lago. El lago. Si que se ha pasado rápido el trayecto, casi estoy en la fuente principal. Ya no escucho la música, es algo secundario.

A lo lejos se ve una chica en un banco que al parecer se está quitando unos leggins que llevaba, tiene la cabeza gacha y parece que lamenta algo. A decir verdad me suena bastante. Aumento mi ritmo y poco a poco la tengo más cerca, paso por al lado suya y me detengo en seco al ver quien es y lo que le ha ocurrido.

Arturo: La-Laura... ¿Qué... qué te ha … pasado?
Laura: Bueno, he tenido un pequeño accidente...
Arturo: ¡¡¿Pequeño?!! ¡¿Tú has visto como tienes las piernas?!
Laura: Sí. Pero no es nada, se sanará rápido.
Arturo: Bueno, ¿me cuentas cómo te lo has hecho?
Laura: Claro, vamos a sentarnos en el césped. ¿Que te parece... allí? -señala una gran parte en la que no hay nadie. Se sienta y la imito-.
Arturo: Bueno, ¿qué te ha pasado?

(Narra Niall)

Me despierto algo sobresaltado. Y no podía ser otro que él...

Niall: Louis, ¡ME VAS A MATAR UN DÍA DE ESTOS!
Louis: Que exagerado...
Liam: -aparece con una manzana en la mano y sin camiseta- Vaya, también a él...
Niall: ¿También a mi? ¿El qué?
Liam: A mi también me ha despertado de un vocinazo -fulminamos con la mirada a Lou-.
Louis: Vamos, no me miréis así. ¡Ha sido divertido! -sale de la habitación y se va a Dios sabe donde-
Liam: Será mejor que bajemos, cuando Lou nos despierta de tal forma es porque nos tiene que contar algo.

Y tiene razón. Bajamos al salón y allí está Louis con sus ''gafas de pensar'', no se las pone a menos que tenga que decirnos algo importante.

Louis: Queridos señores, por favor, tomen asiento. Esta mañana recibí una llamada muy importante del Señor Cowell. Él me comunicó que la noche de mañana, One Direction, la pasará en Bradford ciudad natal de el Señor Malik, dando un concierto. Así que espera que se preparen y no lo decepcionen.
Niall: ¡Es genial!
Liam: Es un poco arriesgado porque es de un día para otro, pero será genial poder tocar de nuevo en Bradford. ¿Zayn lo sabe?
Louis: Me temo Señor Payne, que el Señor Malik y el Señor Styles no están al corriente de la noticia. No obstante, se la comunicaré.
Niall: ¿Y si...?
Liam: Miedo me dan los ''¿Y si..?'' del pequeño irlandés.
Louis: Por favor Señor Horan, continúe su frase.

(Narra Laura)

Laura: Iba por la calle a por el desayuno, tenía pensarlo comprarlo en el Starbucks que se encuentra cerca de casa de Nicky. Me coloqué los auriculares y como siempre, estaba a mi bola; cuando de repente, sin comerlo ni beberlo, me tropecé con unas obras de alcantarilla. Como mi suerte es la mejor del mundo, caí en el único lado en el que habían piedras y tornillos. Y bueno, así es como me hice las piernas polvo.
Jasmín: JAJAJAJAJAJA ¡Qué patosa! ¡Es que me lo imagino y...! JAJAJA
Cristina: Pobrecita, la que habrá pasado. Me habría gustado ver la cara de los hombres que trabajaban allí -le lanzo una mirada asesina-.
Zayn: Ay que ver Laurita, no te podemos dejar sola que te nos matas.
Laura: Que mal lo he pasado, pero no ha sido nada. Arti se ofreció voluntario a curarme, por cierto, tienes una casa muy bonita.
Arturo: Jaja Gracias.
Nicole: Niall, ¿te ayudamos a algo?
Niall: No, no hace falta. Gracias -sonríe y se sienta al lado de Nicky. Le echa los brazos por encima de los hombros, la verdad es que son muy monos juntos-.
Harry: Si nos hubierais visto esta mañana.... -mira a Zayn-.
Cristina: ¿Qué es lo que ha pasado?
Zayn: Apareció en mi casa y …. -durante diez minutos nos relata todo lo ocurrido en su casa esa mañana-. Y eso es lo que ha pasado.

Todos estallamos en carcajadas, me imagino a Harry embarazado jajaja. Es demasiado, voy a tener agujetas nada más que de reírme.

Liam: A nosotros esta mañana nos despertó Louis con un bocinazo... Y para eso os hemos citado para el desayuno aquí, en casa de Niall.
Cristina: ¿Para despertarnos con un bocinazo? -pregunta confusa y divertida. Más carcajadas-
Liam: Noo, Lou nos tiene que contar algo importante.
Jasmín: ¿Algo importante? Laura se cae por la calle, Harry estaba ''embarazado'', Liam y el rubio han sido despertados con un bocinazo y Louis tiene algo importante que contarnos... -mirando a Cris y Nicole- ¿A vosotras no os habrán despertado de alguna manera bruta? -niegan- ¡Menos mal! Cuenta una leyenda que si os despiertan así es porque algo importante va a pasar u os tienen que contar -nos quedamos algo pillados, pero enseguida estallamos en carcajadas-.
Niall: Escuchemos a Louis, hasta se ha puesto sus ''gafas de pensar''. Creo que esto es serio...
Louis: En efectivo Señor Horan. Tengo una noticia que es importante para One Direction. Como ya conté esta mañana a los Señores aquí presentes, Payne y Horan, el Señor Cowell me llamó esta mañana para comunicarme que os comunicara que mañana noche tendremos un concierto en la ciudad natal del Señor Malik, Bradford. Eso por una parte, por otra, las Señoritas Gonzalez, Delgado, Grey y Torres, tienen entradas VIP al concierto y entradas directa a la fiesta que se celebrará más tarde y a la que sólo tienen acceso unas pocas personas -se quita las gafas-. ¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHH!!! ¡CONCIERTO Y FIESTAA!
Cristina: Jajaja Estoy deseando de asistir, es el primer concierto de One Direction que iré con entrada VIP; ya que los otros a los que fui, estuvimos en pista.
Laura: Sí, es una pena que Lourdes no pueda venir...
Nicole: Ya... Pero le mandaremos fotos, ahora... ¡a celebrarlo!

(Narra Lourdes)

*La tarde anterior*

Al entrar al viejo edificio, todo era igual. A ambos lados de la puerta de entrada unos largos pasillos que daban a escaleras. Frente a la puerta, el gran tablón de anuncios. Y a la izquierda, estaba la recepción.
Lo más bonito y lo que más me gustaba de aquel lugar es que la pared donde esta el tablón de anuncios, es de cristal, por lo que tras ella, se puede ver un jardín de arboles y arbustos, no muy grande, repleto de chicos y chicas de 5 a 17 años. Algunos están corriendo de un lado a otro, otros leyendo o grupos jugando a las cartas. Y en medio del jardín una preciosa fuente de agua cristalina.

Clara: Bueno Lou, puedes subir a tu habitación a acomodarte. Si puedes, claro.
Lourdes: Vale, muchas gracias por todo.

Clara me dedica una leve sonrisa, a la que yo le respondo con un ‘hasta ahora’ tan bajo que dudo mucho que lo escuche. Agarro todas mis maletas como puedo y las llevo hasta un ascensor de maletas, “menudo nombre ¿no?”. Pulso el botón con el número 1 para que el ascensor suba y corro hasta el pasillo de la izquierda. Subo las escaleras a todo correr, como cuando era una niña. Los pasillos de las habitaciones están comunicados al jardín y se escuchan las risas de niños pequeños. Como acto reflejo, me asomo a la barandilla y sonrió, viendo a todos mis antiguos compañeros. Noto que hay algunos nuevos, también echo en falta a otros.

Me aparto de la barandilla y recojo mis maletas del ascensor. Con gran esfuerzo me cargo de ellas y las arrastro a la habitación numero 21. Para mi gran sorpresa, la puerta esta entreabierta, cosa que me extraña ya que Clara me había dicho que la chica se auto encerraba. Muy despacio, suelto las maletas y sin hacer ruido abro la puerta.

La habitación es medianamente grande, hay dos camas en las paredes, una enfrente de otra, a un lado de cada cama, una mesilla de noche con una pequeña lamparita. Justo en medio de la habitación, una ventana con asiento y cojines que comunica a la calle y a su lado, una estantería repleta de libros infantiles, todos mis libros de cuando era pequeña.
Lo que mas me sorprende es una niña pequeña, con un cabello moreno espectacular, sentada en la cama y comiendo unos dulces. Sonrío.

Lourdes: Vaya, que tenemos aquí. Mi nueva compañera de cuarto es una ladronzuela.

La niña se gira asustada y me mira como si fuera un cachorro en apuros.

: Y… ¿Y tú quien eres?
Lourdes: Pues como te he dicho, soy tu nueva compañera de cuarto. Bueno, mejor dicho, tú eres mi nueva compañera de cuarto.
: ¿Yo? Pero si eres tú la que acaba de venir -tiene una carita muy dulce y su voz es encantadora-.
Lourdes: Sí. Pero, ¿ves todos esos libros y muñecos? Todo es mío. Llevo aquí desde los 5 años.
: -antes de que pueda decir nada, cojo todas mis maletas y las pongo encima de mi cama- ¿Desde los 5 años? ¿Cómo has podido aguantar tanto?
Lourdes: Oh, no ha sido nada fácil. Y no he estado todos estos años aquí, hay muchas familias que me han adoptado.
: ¿Y porque has vuelto?
Lourdes: -me siento en su lado y le quito una galleta de chocolate, que me la levo a la boca-. Antes de contarte nada, me gustaría saber como te llamas.
: Ah, claro, perdón. Me llamo Noelia y tengo 7 años -me tiende su pequeña manita, entiendo que quiere que se la estreche, y así hago-.
Lourdes: Muy bien Noelia, ¿te puedo llamar Noe?
Noelia: Mmm Sí, me gusta.
Lourdes: Yo me llamo Lourdes, mis amigas me llaman Lou, y tengo 17 años.
Noelia: ¡Que mayor eres Lou!
Lourdes: -río ante su comentario y sobretodo por la vocecita que ha puesto-. Un poquito. ¿Quieres que te cuente por qué he vuelto?
Noelia: Sí, sí -dice muy entusiasmada-.
Lourdes: Verás, desde los 5 años hasta ahora he estado en unas 6 casas diferentes, con 6 familias diferentes.
Noelia: ¡Hala! Tienes que ser muy cariñosa para que tantas familias te quieran.
Lourdes: No pequeña. Todo lo contrario. Mi vida no ha sido para nada divertida y con cariño, todo ha sido un desastre.

Antes de que ella conteste, que no creo que lo haga ya que está pensativa, veo encima de su mesita de noche una foto que me causa sorpresa, por un lado, y, por otro, añoranza. Me levanto y me dirijo hacia el lugar en el que se encuentra la fotografía, me quedo frente a ella y mis ojos se empapan un poco. Aún recuerdo la primera foto suya que tuve...
Unas manitas me abrazan, me giro y la encuentro observándome. Me agacho y la abrazo.

Noelia: Yo seré tu amiga, y haré que tu vida sea divertida. Y... y... te daré mucho cariño -me quedo impactada ante esas palabras, ¿cómo una chica tan pequeña puede decir cosas tan bellas?-.