domingo, 27 de abril de 2014

Capítulo 44: Pulseras especiales, una despedida complicada, cenas de lujo y un aterrizaje costoso.



(Narra Zayn)

Llegó el día de marcharse. Eso conlleva muchas cosas, tanto buenas como malas. Las buenas es que vamos a poder disfrutar haciendo lo que más nos gusta, que es cantar, y, sobretodo, hacerlo para nuestras fans. Lo malo es que vamos a tener que separarnos seis meses mínimo de las chicas...
Las conocemos de menos de un año y han cambiado totalmente nuestras vidas. Quizás el verano pasado haya sido uno de los mas memorables.
Termino de hacer la cama y abro las ventanas; anoche nos quedamos todos a dormir en casa de Liam, él es muy madrugador y muy responsable, sabíamos perfectamente que no nos iba a dejar llegar tarde, por lo que nos pusimos de acuerdo para despertarnos a la misma hora y no nos fuimos muy tarde a dormir. La verdad es que me duele un poco la espalda, pero no por la noche de hoy, sino por la de hace tres días, cuando dormimos todos en tiendas de campaña, en aquella montaña. Aunque se curará pronto porque Simon nos hará una revisión médica antes de llegar a Laos, país costero cerca de India. Simon ha incluido también una pequeña gira por Australia, que será después de la de la India, para así poder recoger a nuestros teloneros. No me gusta como suena eso, porque más que nuestros teloneros, son nuestros amigos. Tanto Luke, Calum, Michael como Ashton son unos grandes artistas, al igual que nosotros, y les tenemos mucho respeto.

Hace un día brillante, la primavera empieza a llegar, y con ella, las flores empiezan a florecer como puntitos de colores sobre un lienzo verde. Es verdaderamente bonita, es la estación más adecuada para pasear e ir de fiesta, pues no hace ni calor ni frío. Hace siempre una temperatura muy agradable.

Louis: -entra a la habitación- Colega, ¿has terminado ya? Liam nos está metiendo prisa. Dice que aunque queden dos horas para irnos, tenemos que salir ya.
Zayn: Sí, me queda meter una poca de ropa y ya termino.
Louis: Ah, pensaba que me ibas a decir que te faltaba todo el neceser.
Zayn: No, eso lo arregle anoche antes de irme a dormir.
Louis: Menos mal. Harry se ha acordado ahora y le va a dar un chungo -nos reímos-. Bueno, te esperamos abajo.
Zayn: Vale.

Lou no se limita ni a cerrar la puerta, y se lo agradezco. Doblo tres camisetas más y las guardo en la maleta. Recojo de la silla la chaqueta de ''universitario'' y la coloco bien. Cierro la maleta, cojo el móvil, las llaves y la cazadora negra. Bajo la persiana y recorro el pasillo hasta llegar a las escaleras. Abajo están todos menos... ¡¿Liam?! Woah, esto si que no me lo esperaba. Dejo mis cosas junto al sofá y miro extrañado a los chicos.

Zayn: ¿Y Li?
Harry: Ha ido a por yo no se que que se le ha quedado arriba y a por una colonia.
Liam: -apenas tarda y llega corriendo- Ya estoy. ¿Vamos?

Metemos todas las cosas en el coche y nos dirigimos al aeropuerto. Allí, tan puntuales como siempre y seguro que por Laura, están las chicas. Están decaídas, tenemos que animarlas.

Laura: Parece mentira que hace nada se fue Lourdes y ahora vosotros....
Niall: Al menos tenemos una hora y media para desayunar juntos.
Nicole: Pues sí. Nos ha gustado aquella cafetería de allí.
Harry: Pues no se hable más, vamos.

Es un lugar pequeño, con poca gente y mesas apartadas, donde nadie nos pueda molestar. Que atentas son. Pedimos los cafés y se nos pasa una hora muy rápido, apenas hemos hablado nada. Llega la hora de embarcar...
Nos acercamos a la puerta de salida con destino a Laos. Llegó la dura despedida, y este año más todavía...

Jasmín: Os vamos a echar muchísimo de menos.
Niall: Y nosotros a vosotras...
Cristina: Queríamos que durante vuestra gira tuvierais algo nuestro. Ayer estuvimos buscando entre nuestros abalorios algunas piezas para poder haceros esto -nos muestra dos pulseras, Lau, Nicky y Jass tienes otras en sus manos. Son todas diferentes-. Lleva un poquito de cada una y también de Lou. Laura y yo teníamos una pulsera suya y añadimos también algo. Son todas diferentes y únicas.
Louis: No os teníais que haber molestado.
Laura: No es una molestia, es todo un gusto -me coloca la pulsera-. Tened cuidado, ¿vale?
Zayn: No te preocupes pequeña, estaremos bien. Cuidaros vosotras -me da un abrazo y yo se lo devuelvo-.
Nicole: -le coloca la pulsera a Hazza- Prometimos llevarnos bien ,¿no? Nunca pensé que diría esto pero echaré de menos pelearme contigo.
Harry: Cuando vuelva estaré con mucha energía para una pelea -se abrazan-.
Jasmín: Louis, pequeña zanahoria -le pone la pulsera y lo abraza rápidamente-. Quiero tu pijama de cangurito -se ríen-. Te echaré de menos.
Laura: Rubito, siempre te quiero ver con una gran sonrisa, las fans asiáticas lo esperan -le guiña un ojo y le entrega la pulsera-. Volved pronto.
Niall: Ven aquí Laurita -la abraza-.
Cristina: Esta es para tí -se la pone-, espero que os acordéis mucho de nosotras. Te voy a echar muchísimo de menos. No olvides que te estaré mandando mensajes para preguntar como estáis.
Liam: Contestaré a cada uno de ellos. Sé que te acordarás de mi y por nada del mundo quiero que llores por que no esté a tu lado. Es más siempre lo estaré. Te he traído esto. Lleva mi colonia, para que aunque esté lejos, sientas que me tienes al lado y me puedes abrazar. Quiero ser el Batman que esté siempre contigo, aunque no pueda...
Cristina: Ya lo eres -le besa-.

Terminamos de despedirnos todos y empiezan a llamar a los pasajeros para nuestro avión. Llegó la hora de irse.

Harry: Os queremos -les tira un beso a todas y ellas hacen como si lo atraparan-.
Nicole: Cuidaros mucho.
Louis: Y vosotras.
Laura: Mandarnos fotos.
Zayn: Lo haremos -y como si estuvieran coordinadas, nos hacen un corazón cada una con sus manos. Nosotros respondemos de la misma forma y nos vamos alejando poco a poco mientras ellas nos despiden con suave movimiento de mano-.

(Narra Theresa)

Siempre solemos tener la típica charla que parece que estamos saliendo, pero no es así. Y parecemos novios más que amigos casi hermanos, no podía haber elegido uno mejor, es atento, gracioso, cariñoso, es protector pero sin pasarse, le preocupa que la gente haga daño a las personas a las que ama.

Theresa: Oye Troy, ¿cómo crees que es la niña que adoptará esta vez mamá? -otra vez, recuerdo cuando llegué a esta casa y me encontré a un Troy de diez añitos-.
Troy: No se, pero creo que será una niña pequeña, se le ve con ganas de una así...
Theresa: Pues sí... ¿Vamos en tu coche?
Troy: Sí, lo tengo fuera.

Salimos fuera en silencio, se me hace algo incómodo. Tan caballeroso como siempre, abre la puerta del copiloto para que entre y cuando me acomodo dentro, la cierra. Creo que podríamos ir juntos a...

Theresa: Oye, el sábado dan una fiesta. ¿Te apetecería venir conmigo?
Troy: ¿El sábado? No puedo ir. Me vuelvo para España el jueves. A ver si esta vez tengo suerte y encuentro a la niña que le ha gustado a mamá.
Theresa: Jo... Bueno, pues ya quedaré con alguien.
Troy: ¿Por qué no quedas con Ryan? Parece un buen tipo.
Theresa: Y lo es, pero no se, hace varios meses que no lo veo.
Troy: Mejor, así tenéis más de lo que hablar.
Theresa: No sé... Le preguntaré. Aún así quería que vinieras, hace tiempo que no salimos juntos de fiesta.
Troy: Yo también quería ir pequeña. Te prometo que cuando vuelva vamos a todas las fiestas que quieras -me agarra la mano y yo la aprieto. Me encanta tenerlo cerca, es como mi ángel de la guarda-.
Theresa: ¿A dónde vamos a ir a cenar?
Troy: Eso es una sorpresa.
Theresa: Me dan miedo tus sorpresas, ¿lo sabes? -se ríe-
Troy: Sí, algo me han dicho.

Pone música y el trayecto se pasa rápido, cantamos todas las canciones que salen en la radio, de vez en cuando me cuenta cómo es España y cuál es su modo de vida.

Troy: Pues ya hemos llegado.
Theresa: No me puedo creer que me hayas traído aquí. Es demasiado elegante.
Troy: ¿Prefieres McDonnal's?
Theresa: -me río- Me da igual. Con tal de tener un rato juntos.
Troy: Entonces, vamos. Tenemos una mesa reservada.

(Narra Laura)

Ya van seis fuera. Espero que no nos tengamos que ir ninguno más.  Que mala noche hace. Toda cerrada y lluviosa. Me pongo un vestido cómodo y me siento en la cama. Pienso en todo lo que está pasando estos días. Tanta movida, tantas despedidas...
Hay algo que me saca de mis pensamientos, y es el leve sonido de una piedrecita en mi ventana. ¿Quién es? Me levanto mientras otra piedra da contra el cristal. ¿Quién sería capaz de venir hasta aquí con lo que llueve? Abro la ventana y no me puedo creer que esté aquí.

Laura: ¿Qué haces? ¿Te has vuelto loco? ¡Con la que está cayendo!
…: ¿Bajas o no? Se que necesitas hablar, es un sexto sentido.
Laura: Ya voy -bajo las escaleras corriendo y me dirijo al jardín sin ni siquiera ponerme zapatos. Cierro la puerta y rápidamente voy con él-. ¿Por qué has venido?
….: Ya te lo he dicho. Bueno, aparte que me acordé de cuando éramos pequeños y te gustaba bailar bajo la lluvia. Y necesitas hablar un poco. Hoy se han ido los chicos.
Laura: Mi Arturito, estás siempre en todo.
Arturo: Te escucho.
Laura: Son muchas despedidas para tan poco tiempo. Sólo espero que no hayan más.
Arturo: ¿Cómo está Cris?
Laura: No lo sé, no la he visto.
Arturo: Vaya... Quizás deba verla a ella también.
Laura: Quizás. Desde que llegamos se fue a su habitación y no ha salido.
Arturo: ¿Crees que aún se acuerda de...?
Laura: No creo... han pasado muchos años de eso. Ya somos adultos.
Arturo: Le hicimos daño... hay heridas que tardan en cerrar.
Laura: Arturo, teníamos ocho años.
Arturo: Siempre la dejábamos excluida. Es decir, nosotros siempre hemos estado muy unidos y con ella era todo muy distinto. No se...
Laura: Tampoco la teníamos excluida. Sólo que nosotros juntos nos llevábamos mejor y cuando estábamos los tres era diferente. Es normal. Además, que ya ni se acordará. Tu tranquilo.
Arturo: Eso espero... Cambiemos de tema.
Laura: Mejor. Bueno, cuéntame que es lo que haces por aquí.
Arturo: La verdad es que mi vida por aquí, al principio todo era aburrido sin vosotras. Pero me terminé acostumbrando. Hice amigos, hablaba el idioma y después llegó...
Laura: Llegó el amor.
Arturo: Exacto. Lo he pasado mal con eso...
Laura: Lo sé.
Arturo: Oye, ¿qué te parece si...?

Sin terminar la frase me coge de la cintura y empieza a dar vueltas bajo la lluvia. Como echaba de menos esto momentos. Nos empezamos a reír y casi nos caemos. Me baja y empiezo a saltar. Ya me da igual todo. El vestido está empapado, al igual que mi pelo y todo mi cuerpo. Arturo también está muy mojado. Y es que la lluvia a empezado a caer más fuerte.

Laura: Me encantan estas conversaciones en las que empieza todo muy normal y luego pasa a juego -sin notarlo he empezado a gritar y él se ríe-.
Arturo: -habla en mi mismo tono- A mi también. Las echaba de menos.
Laura: -me río y sigo dando vueltas- Por esto me encanta Londres.
Arturo: -se ríe- Vamos, salta.

Lo hago y mis piernas rodean su cadera y mis abrazos a su cuello. Empieza a dar vueltas y lo miro. Es una escena muy romántica y por un impulso, lo beso. Él empieza a parar pero sin soltarme. Y nos seguimos besando, como una pareja de enamorados que disfrutan de la lluvia juntos. Me separo y me bajo. Ahora me avergüenzo.

Laura: Lo siento.. yo... No debería de haber hecho eso...
Arturo: Está bien. Es normal. Siempre hemos tenido esa libertad. Ahora no va a ser diferente. Estás roja -se ríe y noto como mis mejillas empiezan a arder, como si cada gota que llegara a mi cara se evaporase-.
Laura: Tienes razón. Vamos a entrar ya. Te dejaré ropa de.... no se de quién. Aquí no viven chicos. Pero ya encontraremos algo.
Arturo: ¿Me invitas a casa? ¿Después de lo que ha pasado aquí fuera? No sé si me podré controlar teniéndote tan cerca. ¿Y si me entran ganas de besarte otra vez? -lo beso. Dura unos pocos de segundos y después lo miro-.
Laura: Siempre hemos tenido esa libertad -digo imitándolo-.


(Narra Liam)

Menudo viaje, el avión se ha pasado media hora para intentar aterrizar. Lo mejor, es que ya estamos en la motorhome, con todo colocado en su sitio y listo para el primer concierto en Vientián, capital de Laos. Más tarde iremos a Nueva Delhi, capital de la hermosa India. Finalmente iremos a Sídney a por Luke, Calum, Michael y Ashton para continuar con nuestra larga gira de seis meses. Se pasará rápido.

Zayn: Bueno, chicos, ya hemos empezado de nuevo -se sienta al rededor de la mesa junto a nosotros-.
Niall: Pues sí. Tengo ganas de ver a los chicos de 5 Seconds Of Summer.
Louis: Yo también.
Harry: Debería haberla llamado.
Liam: ¿A quién?
Louis: ¿Qué es, lo del día de la montaña?
Harry: Sí, ahora tendré que esperar seis meses...
Zayn: ¿Se puede saber de qué narices habláis?
Louis: ¿Os acordáis de cuando vimos un vídeo de Harry con una chica...?
Niall: ¿La del batido?
Louis: Sí.
Liam: ¿Qué pasa con ella?
Harry: Acabamos fatal y quiero volver a hablar con ella. Teníamos muy buena amistad, y yo le fallé cuando más me necesitaba.

sábado, 19 de abril de 2014

Y colorín colorado...

Pues eso, y colorín colorado, esta historia aún no se ha acabado y aquí seguimos dando guerra.

Hemos tenido serios problemas con Blogger, no nos permitía subir y por ello, no os hemos podido dejar los capítulos cada sábado.
Pero, hoy es sábado... y toca... ¡¡¡CAPÍTULO!!!

 POS NO

Que toca... ¡¡¡¡¡MARATÓÓÓÓÓN!!!!!
Pues sí, eso. Hemos decidido que ya que habéis estado esperando tanto tiempo, que menos que subir una maratón de tres capítulos. En los cuales va a haber mucha movida. 
Esperamos que los disfrutéis. Os los dejamos aquí abajo, y nada más.
Bueno sí, gracias por seguir leyendo y comprendiéndonos a pesar de todo.
Os queremos, enserio :)

Esperamos que hayáis pasado una gran Semana Santa, este es nuestro regalo:)

Muchos besos:)


Os adoran:

Lou :3 Cris :D

Capítulo 43: Desués de la tormenta siempre llega la calma... o no.

(Narra Noelia)

Volvemos de la vuelta por la ciudad, entramos y allí nos espera Clara con una gran sonrisa en la cara. Es una mujer muy simpática. Ahora entiendo cuando Nieves me dijo que era como su madre.
Me lo he pasado muy bien con Lourdes de compras. Le he dicho que es como mi hermana mayor y ella me contestó que yo era la hermana pequeña que nunca tuvo. Cuando llegué a este lugar no pensé que pudiera tener una compañera tan cariñosa. Miro nuestras manos unidas, y sonrío. Clara se acerca a Lou y le dice algo en el oído que yo no puedo escuchar, pero por lo pálida que se le ha quedado la cara puedo entender que no es algo muy bueno...

Lourdes: -se agacha y me mira- Noe, sube a la habitación, tengo que hablar con Clara. Yo subo enseguida.
Noelia: Pero, ¿ha pasado algo malo?
Lourdes: No mi niña, no es nada malo. Sube, luego nos vemos -me da un beso en la mejilla y se va con Clara-.

Me quedo mirando el pasillo por el que se van. ¿Qué habrá pasado? Hago lo que me pidió Lou y subo a nuestra habitación. Dejo las bolsas encima de la cama y miro la revista que hace unos días Lourdes se quedó mirando... Es increíble que los conozca, me ha contado tantas cosas de ellos. ¡Son geniales! Y muy guapos. Abro la revista nueva que me he comprado y le hecho una ojeada.

''[…] Simon Cowell confirma las fechas de la gira de One Direction por Asia. Al parecer han firmado con una discográfica importantísima que les proporcionará todo lo necesario para los conciertos. <<Estoy muy contento con las personas que nos están ayudando. Este proyecto esta quedando bastante bien, los fans asiáticos van a quedar encantados>> Confirma Cowell […]''

¡Vaya! Cuando hicimos la conferencia, los chicos nos contaron que aún no tenían fechas fijas, y que pensaban que sería en dos meses. Pero el día nueve es dentro de... ¡una semana! Tengo que contárselo a Lourdes... Seguro que quiere saberlo.

Noelia: Lou, Lou -voy a salir pero ella se me adelanta y entra-.
Lourdes: Dime cariño -está muy seria y noto su rostro triste; me coge y nos sentamos juntas en la cama-.
Noelia: ¿Qué te pasa? -aparto un mechón de pelo de su cara y la miro parpadeando mucho- Si quieres llorar te presto mi hombro, pero no lo quites de dónde está, ¿vale?
Lourdes: -ríe bajo y levemente, sé que quiere llorar, yo también he tenido esa sensación- No te lo quito. Y no me pasa nada, no te preocupes. ¿Qué me querías decir?
Noelia: Ah, sí, eso. Acabo de leer, en la revista que me compré en el kiosco, que One Direction se van de gira a Asia el día nueve.
Lourdes: ¿Eso es...?
Noelia: La semana que viene.
Lourdes: Vaya, que pronto... Pensé que se irían más tarde...
Noelia: Lou... -me mira esperando que siga-. Se lo que se siente cuando tienes un nudito que se te forma en la garganta y te duele. Entonces, empiezas a llorar desconsoladamente. Y sé que quieres hacerlo, no lo retengas, hazlo.
Lourdes: -me abraza- Gracias Noe, gracias.
Noelia: Pero, ¿me vas a contar el por qué?
Lourdes: Quizás en otro momento, ¿vale? -asiento- Ahora, vamos a comer. Nos esperan en el salón.

(Narra Nicole)

Hace un tiempo estupendo, y la montaña es un lugar magnífico para pasar la tarde. Va siendo hora de comer y para ello, hay que buscar algo de leña. Liam, Niall y Zayn están preparando la mesa. Arturo y Cris buscan un sitio llano donde colocar las sillas y la mesa, obviamente. Jasmín sigue sentada, con la guitarra en su regazo. Pero Lau ya no está... De pronto, la diviso a lo lejos riéndose y detrás de ella, Louis y Harry... ¿qué habrá pasado? O mejor dicho, ¿qué habrá hecho?
Cuando vuelve, se limita a sentarse junto a Jass y a seguir enseñándole a tocar la guitarra o, al menos, intentarlo. Lou se acerca a ellas y empieza a cantar. Jaid se ha ido a ayudar y parece que me quedo sola. Me levanto y me dirijo al bosque ha buscar algo de leña para poder asar la carne que traemos. 
Me adentro entre los árboles altos y pinos. Rápidamente llego al lago, es precioso, aguas cristalinas, orillas llenas de flores, mariposas revoloteando. Me siento a observar un rato. Es tan bello que parece mentira. De la claridad, mis ojos pasan a ver sólo oscuridad. Alguien me los ha tapado...

Nicole: -cojo las manos del que me ha quitado esa preciosa vista- ¿Quién eres?
.: Digamos que ser, sigo siendo yo -¡¿¡qué hace!?!-.
Nicole: -le aparto las manos- ¿Que haces aquí rizos? - me levanto, pongo mis manos en la cadera en forma de jarra y miro al suelo, me enfada este chico y no se porqué-
Harry: Acompañarte. No vas a poder con toda la leña tú sola.
Nicole: ¿Cómo sabías que...?
Harry: Lo sé y ya.
Nicole: Bueno, pues no me hace falta tu ayuda. Gracias -respondo algo mosqueada y me dispongo a levantarme cuando él me coge de la muñeca-.
Harry: Siempre estás enfadada conmigo. Vamos a llevarnos bien por favor.
Nicole: Está bien -digo resignada-. ¿Vamos?

La agarro de la mano para que se levante, pero debo tener muy pocas fuerzas porque termino encima de él. Esos ojos verdes me miran atentamente. No, no, no. Me coloca un mechón de pelo detrás de la oreja. <<No hagas eso, no. Venga Nicole, levanta.>> Por alguna extraña razón mi cuerpo no reacciona. Se acerca a mi y yo intento alejarme. Sigue mirándome fijamente a los ojos. Trago saliva. <<¡¿Qué me pasa?!>>

Nicole: Yo.. lo-lo siento.
Harry: Sí, yo también -nos levantamos. ¿A qué a venido eso?-. Vamos, tenemos que llegar rápido. Hay que comer.


~ ~ ~ 

 
(Narra Niall)

Corro por los pasillos de mi casa; hacía semanas que no me levantaba tan pronto y tan enérgico. Parece mentira, con lo que me gusta dormir. Pero esto, es por algo muy necesario. Debo llegar pronto si no quiero hacerla esperar mucho. Me pongo una camiseta blanca, unos vaqueros y unas deportivas del mismo color de la camiseta. Hace ya bastante tiempo que le prometí esto. ¿En el parque de atracciones? Sí, cuando nos estábamos comiendo las manzanas caramelizadas con palomitas. Menudo día áquel.
Cojo las llaves de casa y del coche; el móvil que no falte. Intento no correr por la carretera pero las ganas de ver esos ojitos me pueden. Tan pequeñito, tan dulce, tan... tan... tan Theo.
Llego a casa de Nicky y Laura ya está en la puerta. Seguro que también tiene ganas de verlo y conocerlo, más que todo.

Laura: ¡Hola Niall! -me abraza y me da un beso en la mejilla- ¡Estoy muy emocionada! Tengo muchísimas ganas de conocer a tu sobrino.
Niall: Qué energía. Venga vamos, que dentro de nada lo vas a tener entre sus brazos. Seguro que le vas a gustar -le abro la puerta del coche para que entre y luego entro yo por mi puerta; arranco y cojo la calle principal para dirigirnos al piso de Greg-.
Laura: Sí tú sobrino se parece a ti debe ser una belleza.
Niall: Sí, si que lo es. Pero no como yo. Él lo es más. ¡Tiene unos ojos! Es una monada.
Laura: Aiii cada vez tengo más ganas de conocerlo.

Llegamos a la puerta, tocamos al timbre y nos abren enseguida. Subimos corriendo y al abrir la puerta, gateando, aparece la cosa más hermosa del mundo. Se acerca a mi y me pone las manitas diciéndome que lo coja. Y así lo hago. Me mira, me abraza con sus pequeños brazos y me sopla en el cuello. Me encanta que haga eso. Se separa e inmediatamente mira a Lau, que lo mira con los ojos brillantes, como un niño cuando ve el juguete que quiere. Le echa los brazos y le indico que lo coja. Ella lo hace y Theo le da un besito en la boca y un abrazo.

Laura: Me encanta, te juro que me he enamorado. Theo, ¿te casas conmigo? -él la mira y se ríe-.
Theo: Dadahadahahah -y le da otro besito-.
Niall: Parece que sí.
Denisse: Vamos, no os quedéis fuera. Entrad -lo hacemos y una vez dentro es hora de presentarlas-.
Niall: Denisse, esta es Laura, es una amiga española. Lau, está es mi cuñada, la cual conoceras, Denisse.
Denisse: Mucho gusto
Laura: El gusto es mío señora. Tiene un hijo precioso.
Denisse: Muchas gracias, puedes llamarme por mi nombre y también tutearme. Como si fuéramos amigas. Voy a por un café.
Niall: ¿Te ayudo?
Denisse: No, no hace falta -entra en la cocina. Miro a Laura, que aún mantiene entre sus brazos al pequeño Theo-.
Niall: Le gustas.
Laura: Y él a mi. Es más bonito en persona. Y es como un muñequito, tan chiquito, y huele a bebé, ¡me encanta!
Theo: Dahahahdahadatata mama mama
Laura: ¿Qué hago?
Niall: Ya lo llevo yo -le pongo las manos-. Vente con el tito -gira la cabeza-. ¿A no? Bueno, pues ya te llevará Laura -Theo sonríe-. Pues ahora el tito se enfada -me siento junto a ellos en el sillón y noto como Laura le propone un juego-.
Laura: A la de …. ya -se lanzan a por mi y me empiezan a hacer cosquillas. Theo se ríe mucho, se divierte con Lau, eso es bueno-.
Denisse: Vaya, vaya. Yo también me puedo unir.
Laura: Lo siento, que mal educada -se sienta correctamente y sienta a Theo entre ella y yo-.
Denisse: Tranquila, no pasa nada. Niall trae muy pocas amigas, ninguna, a casa. Está bien que te traiga, Theo también necesita compañía.
Theo: Ahhhhhhhh -empieza a llorar-.
Denisse: Vamos pequeñín, es la hora de tomar el biberón. Ahora vuelvo -se lleva al pequeño a su habitación-.
Niall: ¿Qué te parece?
Laura: Es un encanto. Me encanta. Se parece a ti. Es como si mirara una foto tuya de pequeño.
Niall: -ella se acerca a mi- Es más guapo que yo. Con esos ojos que tiene y ese pelo rubito.
Laura: Mira, como el tuyo -nos reímos y le toco el pelo-. Y los ojos -pone una voz muy rara-, ohh mira, azules también.
Niall: ¿Y cuáles son más bonitos?
Laura: Está claro -hace una gran pausa, parece interminable, ¿contestará? ¿No lo hará? Los segundos se me hacen eternos, parece que ya contesta y...-, ¡los míos!
Denisse: -viene por el pasillo- Lo he dejado en la cuna a ver si se duerme un ratito. Lleva unas noches que no duerme nada. Bueno, cuéntame cómo la conociste.
Niall: Pues la verdad es que fue muy curioso. Fue a principios del año pasado, cuando nos alojamos en un hotel antes de ir a casa. Ellas estaban allí y por la mañana me choqué con Lourdes, una amiga de ellas. Bueno, la verdad es que Lau empezó a tocar la guitarra y a cantar y me quedé escuchando en la puerta y Lou abrió la puerta y allí estaba yo -nos reímos al recordar la escena-. Luego teníamos un encuentro privado con fans que tuvieran una entrada VIP, y no se como, Lou, tenía una y pues la conocimos y quedamos para ir a una cena por la noche y también fuimos al cine. Básicamente a Lau la conocí por su gran talento con la guitarra. Simplemente eso. Son unas chicas geniales.
Denisse: Una historia muy curiosa, la verdad. Oye, ¿y porqué no han venido los chicos y sus amigas -pregunta señalando a Laura-?
Niall: Pues no se, se lo propuse a Laura hace mucho y pues la he traído a ella.
Denisse: Pues es una chica muy agradable y también guapa -se levanta del sillón, miro a Laura y está roja-. Ya le podrías traer una tía a tu sobrino. Ahora vengo, me ha parecido escuchar a Theo hablar. Este no dormirá.

Como Theo no consigue dormir, Denisse lo trae con nosotros. Ella se va a comprar la comida del pequeño. Laura juega con él y yo hablo con los chicos para que sepan que estamos aquí y para saber los planes de la tarde que, en principio, no hay. Se escucha el sonido de unas llaves abrir la puerta. Creía que era Denisse, pero es mi hermano.

Greg: Hola pequeñajo -me abraza-.
Niall: Hola hermano. ¿Era conmigo o con Theo?
Greg: Contigo. Mi niño está hecho un machote -lo coge en brazos y extrañado mira a Laura y luego a mi-.
Niall: ¡Ah! Sí, no os he presentado, aunque ella ya te conoce. Greg, esta es mi amiga Laura. Laura, ya conoces a mi hermano Greg.
Laura: -le da dos besos en la mejilla y el se queda sorprendido- Encantada, tiene una casa muy bonita. Y su hijo es una preciosidad.
Greg: Lo mismo digo. Muchas gracias, la decoración es de mi mujer y el niño, obra suya. Una pregunta, ¿y esa forma de saludar?
Laura: Uh, eso. Perdone, soy española. Es la costumbre.
Greg: Vaya, con lo que te gusta a ti España. No te preocupes, me encanta el saludo español. ¿Y Denisse?
Niall: Ha salido a comprar comida para Theo.
Greg: -sigue con él en brazos, pero se mueve mucho- Ya, ya te suelto. Parece que has hecho amigos.

Lo pone en el suelo y gatea a por Lau. Finalmente, nos quedamos a comer en casa de mi hermano. Y mientras él y su mujer hacen la comida. Laura y yo le damos la suya a Theo. Ella está muy emocionada. Terminamos de comer, nos tomamos el café. Lau consigue dormir a Theo y mi cuñada le da las gracias; según ésta, Laura tiene manos de ángel. Se intercambian los teléfonos por si ella puede ir otro días a dormirlo o a quedarse de canguro con él. Ella acepta encantada. Llega la hora de irse. Nos despedimos y en diez minutos estamos en casa de Nicky.

Niall: ¿Cómo te lo has pasado?
Laura: Genial, tenemos que repetir -se ríe-.
Niall: Cuando estemos de gira le podrás hacer compañía. Mi hermano y Denisse han quedado encantados contigo.
Laura: Son muy agradables. Tienes una familia encantadora. Y aún no he conocido a los creadores, a Maura y Boby -nos reímos-. Gracias por llevarme.
Niall: No tienes que darlas, para mi a sido un gusto -me abraza-.
Laura: Nos vemos mañana -me da un beso en la mejilla-.
Niall: Sí. Adiós.

(Narra Troy)

Otra vez en casa, suelto la maleta y me tumbo en la cama. Menos mal que estoy solo, sino Tessa estaría encima mía todo el rato diciéndome que sacara la ropa de la maleta, pero como no está...

...: ¡Troy! -entra sin llamar, para que...- ¡Ya has llegado, que sorpresa!
Troy: Sí, acabo de llegar. Te he echado de menos Tessa.
Theresa: Y yo a ti -me abraza-.
Troy: Bueno, y dime, ¿a dónde vas tan guapa?
Theresa: Iba a comer fuera, pero me han dejado un poco tirada...
Troy: Debe ser un peligro dejar ir sola a cenar a semejante bellezón. Iré contigo, ¿te apetece?
Theresa: ¡Claro! Deberé de tener cuidado, puede ser que me arresten por ir contigo -se ríe y sale fuera. Cuando ya no la veo, me río en silencio y sólo y me preparo para salir de cena-.

Capítulo 42: I'm yours

(Narra Harry)

Laura: ¿Qué os ha pasado? ¿Os ha caído un camión cisterna de barro encima? -la verdad es que están empapados y Liam sin camiseta-
Cristina: -se empieza a reír, se le contagia a Liam y finalmente acabamos todos riéndonos sin saber porqué- Vamos a la tienda y os lo cuento.

Empezamos a andar y en cinco minutos ya hemos llegado a la tienda. Nos sentamos en unos troncos que han preparado Li y Cris, sacamos unos bancos trípodes que traemos y extendemos una manta en el suelo.

Arturo: Bueno, ¿nos lo vas a contar?
Cristina: Si -empieza a reír otra vez-. Esta mañana, como todos sabéis, nuestra querida Laura nos mandó un mensaje a todos; pues bien, a mi me despertó, y ya sabéis lo que me gusta dormir.
Liam: Y a mi lo que me gusta verla dormir -hacemos una risa ahogada-.
Cristina: -mira a Liam con dulzura- El caso, que nos despertamos y nos fuimos a dar un paseo por los alrededores, que la verdad es que todo esto es precioso; bueno, total, que me resbalé y caí a un charco cercano a un lago. Como la suerte está siempre de mi parte, pues resultó que en vez de caer a las aguas cristalinas y puras del lago, caí al único charco de barro que había. Pero, para que no se riera de mi -señala a Liam-, le pedía que me ayudara a levantarme y...
Liam: Como no soy muy listo, le di la mano y me tiró con ella -reímos, aquella escena debió ser verdaderamente graciosa-.
Cristina: Bueno, yo voy a cambiarme, salgo en un momentito -se mete a la tienda de campaña-.
Liam: Veo que habéis venido bien preparados.
Niall: Y tanto. Yo he traído a mi pequeña por si después os apetece cantar.
Laura: ¡Yo también he traído la mía! -dice con mucha euforia-
Zayn: Perfecto, luego cantaremos.
Louis: ¿Luego? -se pone de pie- ¿Y por qué no ya?
Jasmín: Porque ahora vamos a dar una vuelta al lago -parece que ha improvisado porque nos mira para que afirmemos-.
Harry: ¡Exacto! Eso es lo que vamos a hacer -le guiño un ojo, a lo que responde con una sonrisa-.
Laura: Voy a ver cuanto le queda a Cristina -se acerca a la tienda de campaña y asoma la cabeza dentro. Me acerco a Jass, y le echo los brazos por los hombros-.
Harry: -le susurro- Eres muy buena improvisadora -se ríe-.
Jasmín: Gracias -me da un beso en la mejilla-.
Laura: ¡¡HARRY!! ¡¿Ya me estás engañando?!
Louis: ¡¡¿¿Ya me has engañado dos veces??!!
Harry: No, yo...
Laura: Tú nada. Ven Lou -lo coge de la mano-, vamos a engañarlo los dos juntos.
Harry: No, esperad.
Jasmín: ¡Que rápido te olvidas de mi! -simula que me da un guantazo y todos los demás llevan un rato riéndose-.
Cristina: -sale vestida- Wow, wow. La que se está liando aquí fuera.
Arturo: ¿No tendrás frío con eso sólo? -Cris se arregla la corona de flores y se mira-
Cristina: No Arturito. Tengo una chaqueta ahí dentro.
Arturo: No me llames así.
Cristina: ¿Y qué me vas a hacer?
Arturo: -la mira- Tú ya lo sabes -ambos se ríen-.
Jaiden: ¿Pero Cris no era novia de Liam? -mira a Nicky-
Nicole: Sí, Arturo es su amigo de la infancia -hablan casi susurrando, los puedo escuchar porque los tengo cerca, si no nadie se entera-.
Zayn: No le encuentro la gracia...
Laura: Sólo unos pocos lo sabemos.
Louis: ¿El qué?
Arturo, Laura y Liam: El punto débil de Cris -se miran y se ríen-.

(Narra Troy)

Estoy un poco decepcionado, la verdad. Encima de que mi vuelo se ha atrasado a la mañana siguiente, no he podido conocer a la que será mi hermana. Cabizbajo y pensativo, camino despacio hasta el coche y subo en él, pasando por los mismos prados que hace media hora, vuelvo al pueblo dónde está mi hotel. Esta vez me fijo más en el pueblo, con casas exactamente iguales, que esta desierto. El sol está justo encima de mí y la luz penetra al interior del coche, dañándome los ojos, por lo que me pongo unas gafas de sol. Una vez protegido de los rayos solares, giro el coche por una calle con un gran parque, y justo enfrente esta el hotel. Mientras aparco el coche, las preguntas no paran de venir a mi cabeza. ¿Por qué mi madre esta tan interesada en esta chica? Nunca se le había ocurrido adoptar a alguien, y cuando sueles acoger a una persona para que sea de tu familia, se suele hacer con alguien pequeño o incluso un bebé, no creo que vaya a escoger a una de siete u ocho años. La vi entusiasmada y quería un miembro nuevo pero pequeño. Espero que no haya cambiado de idea. El caso, que no sabré la edad de mi nueva hermana. “¿Por qué –pienso, entrando ya al hotel por la puerta que lo conecta al parking- quiere a esta chica en especial y como sabe de su existencia?''

Subo las escaleras y me adentro en mi habitación, la 214. Esta tal y como la deje esta mañana, con la maleta ya hecha al lado de la cama, mi móvil en la mesilla color rojo sangre que esta detrás de la maleta y la chaqueta sobre la cama. La habitación en si es bastante bonita y acogedora. Consiste en paredes blancas como la leche, sabanas rojas al igual que los muebles (una mesita de noche, una estantería con libros y una mesa con una tele enfrente de la cama y varias sillas de madera roja y cojines blancos) la moqueta de un verde con algo de azul y una neverita blanca debajo de la mesa de la tele. Encima de la cama, hay un cuadro de una rosa con los mismos tonos de la habitación y en la pared de la izquierda, una ventana da vistas al parque.
Me tumbo en la cama apartando la chaqueta de un manotazo y miro a la gran lámpara dorada del techo. Deben ser las dos de la tarde pero no tengo nada de hambre, aunque no haya comido nada por la mañana.



Me despierto sobresaltado, ya es de noche y mi estomago ruge como una pantera. Estiro la mano y con la punta de los dedos hasta poder cogerlo y miro la hora “21:08” ¿tan tarde? Hace nada eran las dos y ahora las nueve, increíble.
Me levanto poco a poco ya que mi cuerpo parece pesar 20 kilos más de los que suele pesar. Cuando por fin consigo ponerme en pie, me lavo la cara y, agarrando mi chaqueta y mi móvil, me voy al restaurante del hotel. Una vez allí pido todo lo que veo y al cabo de un rato, cuando viene el camarero con todos esos manjares, mi estomago ruge aún más.
Como si no hubiese comido en años y una vez acabado, dejo en la mesa un papel con el número de mi habitación y algo de propina. El problema ahora es ¿cómo voy a dormir? Y de hecho estoy en lo cierto, ya en mi habitación con el pijama puesto, duchado y metido en la cama, no puedo dormir. Estoy dando vueltas entre la sabanas durante una hora, quizá dos. Entonces me levanto a beber algo pero sigo teniendo el mismo sueño que antes: nada. Y entones pienso en Theresa.
Ella es como la dama de llaves de casa, se ocupa de tenerla recogida y presentable ya que mi madre se pasa el día trabajando y mi padre murió cuando yo tenia siete años. Ella tiene mi edad, 19 años. Es amable y simpática, yo la considero como de la familia pero mi madre es muy estricta con ella.
Aún recuerdo cuando llego a casa. Teníamos 10 años y ella estaba delgada como un palillo y se le notaban los huesos por todas partes, aún así parecía que podía tirarme al suelo con solo una mirada. Sus manos y rodillas estaban llenas de heridas y las uñas negras y rotas. Su expresión era enfadada y aburrida y me miraba como si fuese un enorme grano en su cara. Le traía un hombre con ropas elegante, y era muy alto. Olía a puro y por la expresión de asco y rabia de la niña, se notaba que él era la causa de que estuviese llena de moretones.
Mi madre intento cuidarla con cariño hasta que consiguió que confiase en nosotros y desde entonces se ocupa de ese trabajo. Nunca ha recibido un gran salario porque vive en mi casa y lo tiene todo allí, sus amigas y todo. Todos estamos felices.
Sin pensarlo, marco su número. Allí tienen que ser las diez de la noche, por lo que ella estará terminando de recoger las cosas de la cena. A los tres pitidos escucho su dulce voz.

Theresa: ¿Hola?
Troy: Tessa, hola, soy yo.
Theresa: ¡Troy! Oh ¿Cómo estas? ¿Qué tal todo por allí?
Troy: Pues bastante bien, a ambas cosas. El problema es que no he podido conocer a la chica ya que estaba fuera y encima mi avión se ha atrasado a mañana por la mañana y demasiado temprano para mí.
Theresa: -se escucha su risita por el teléfono- Eso me lo ha dicho tu madre, pero, que mala suerte que no hayas conocido a tu futura hermana.
Troy. Si… Oye, ¿tú no estarás ocupada verdad? No vaya a ser que te moleste.
Theresa: No, no te preocupes, ya estoy casi en la cama.
Troy: Uf, vale, menos mal. Es que… necesitaba hablar con alguien que me recordara a casa.

Ella ríe y me habla de lo que ha pasado por allí durante el día. Yo le cuento mi desastroso día y entre risas y cosas absurdas, las horas van pasando.

*Muchas horas antes en una colina de Londres*

(Narra Louis)

Una vez que hemos vuelto de dar un paseo por el lago, Niall y Laura sacan sus respectivas guitarras. Todos empezamos a cantar, ya llevamos unas cinco canciones. Pero ahora se han puesto a hablar. De pronto empiezan a tocar al unísono y ella canta.

Laura: Well you done done me and you bet I felt it. I try to be chill but you're so hot that I melted. I fell right through the cracks, and I’m trying to get back.
Cristina y Laura: Before the cool done run out I’ll be giving it my best test. And nothing’s gonna stop me but divine intervention. I reckon it's again my turn to win some or learn some.
Todos:-poco a poco nos vamos uniendo- I won't hesitate no more, no more, it cannot wait I’m yours. Well open up your mind and see like me. Open up your plans and !@#$%^&* you're free. Look into your heart and you'll find love love love love. Listen to the music of the moment people dance and sing
We are just one big family. It’s your god forsaken right to be loved, loved, loved, loved. So, I won't hesitate no more -más o menos nos está saliendo bien, con algún que otro ''gallito''-, no more, it cannot wait I’m sure. There’s no need to complicate our time is short. This is our fate, I’m yours. -d-do do you but do you, d-d-do but you want to come one. Scooch one over closer dear and I will nibble your ear
Bap bap bap woooooo ho ho ooooh. I've been spending' way too long checking' my tongue in the mirror And bending' over backwards just to try to see it clearer. My breath fogged up the glass. And so I drew a new face and laughed. I guess what I'm a saying’s there isn’t no better reason. To rid yourself of vanity and just go with the seasons. It’s what we aim to do. Our name is our virtue. I won't hesitate no more, no more, it cannot wait I’m yours. Well open up your mind and see like me. Open up your plans and !@#$%^&* you're free. Look into your heart and you'll find, that the sky is yours -veo que Hazza se aleja del grupo-. So please don’t, don’t please don’t. (There’s no need to complicated). Cause our time is short. This is, this is, this is our fate. I’m yours -termino de cantar con ellos y me voy con Harry-.

Louis: Hey, ¿qué te pasa? -me siento junto a él- Últimamente te veo muy pensativo...
Harry: Me acordé de ella, es simplemente eso. No me gustó como acabó todo. Y ahora no se donde se encuentra. Está como en paradero desconocido...
Louis: Ya, acabasteis de una manera realmente mala -río al recordar aquella escena-. Me encantó cuando te tiró el batido por los pelos y tú te pusiste a chillar como una chica. Menos mal que os grabaron, me habría perdido unos de los momentos más humillantes de tu vida.
Harry: Ya, gracias.

La verdad es que fue un poco humillante, pero tanto los chicos como yo, sabemos de sobra que esa chica era muy importante para él y que ese momento marcó su vida.

Louis: Lo siento... ¿Crees que aún se acuerda de ti?
Harry: No lo sé, la última vez que nos vimos sólo teníamos catorce años y yo ya tengo veinte.
Louis: Como pasa el tiempo... ¿Sus padres siguen viviendo en la misma casa?
Harry: Lo más probable es que sí. Terminaron de pagar la hipoteca al poco tiempo de esa discusión con ella. La casa ya era suya, no creo que se hayan marchado a otra teniendo esa en su propiedad.
Louis: Pues ya está, llama a su casa e intenta ponerte en contacto con ella.
Laura: ¡¡¡¡QUÉ CUCHICHEÁIS!!! -nos sobresalta a ambos, quedando Harry en mis brazos, en modo princesa, o cuando el novio coge a la novia- Qué nenazas sois.
Harry: Eh eh eh, nosotros de nenazas no tenemos nada.
Laura: Sobre todo tú ricitos de chocolate. Eres más que un nenaza, mírate, en los brazos de Lou -se baja de él y se acerca a mi-.
Harry: A mi no me llamas nenaza o...
Laura: ¿O qué? ¿Qué me vas a hacer listo? -se acercan ambos, Lau pone su cara muy cerca de la de él. Me mira y me guiña un ojo; señal de que se va a divertir o de que la va a liar un rato. Vuelve la mirada hacia Hazza, él coloca un mechón de pelo de ella detrás de su oreja. Se acercan más, él cierra los ojos, y ella casi, pero no. Se separa y mira a Harry que está de morritos, se ríe y él abre los ojos- Anda, vamos, que nos esperan para comer -y se va-.
Harry: JO-DER -dice aún en estado de shock-.
Louis: -me acerco a él riéndome- Anda vamos, parece que nos ha tocado una Laura rebelde.

Llegamos con los demás y nos sentamos todos juntos.

Zayn: -al parecer ha ido a atender una llamada, ya vuelve con nosotros- Chicos -nos mira con una expresión muy sera-, ya tenemos fecha para la gira.