miércoles, 18 de junio de 2014

Capítulo 48: Un duro regreso a la capital inglesa…


(Narra Niall)

Últimos retoques. El concierto en Tokio está listo; va a ser una gran noche. Hemos decidido pasar por Japón antes de ir a Oceanía, aunque luego tengamos que volver. Doy unos golpecitos en una puerta blanca con un letrero en el que pone: <<Harry Styles>>.

Harry: Pasa.
Niall: Ey. ¿Estás listo?
Harry: Sí, me estaba peinando un poco más mientras esperaba a Liam –en ese momento suena una música que no proviene ni de mi teléfono ni del de Harry-. Es de él –mira la pantallita-. ¡Es Lau! –descuelga- ¡Hola Laura! ¿Cómo estáis? ¿Qué? ¿Liam? Pues ahora mismo no está, ¿quieres que le dé el recado de tu parte? Ah, que prefieres hablar con él… -algo pasa… Ayer en Adelaida nos lo dijo Harry y hoy la llamada de Lau… Empieza a ser preocupante..-. Espera, espera. Lau cálmate –miro a mi amigo que está pálido-. Habla más despacio. ¡¿Qué?! ¿Qué dices? ¡Eso no puede ser verdad! No… -dice finalmente en un hilo de voz, se despide de ella y cuelga. Se sienta en una silla-. Niall…
Niall: Dime…
Harry: Lo sabía… Iba a pasar algo malo…
Niall: ¡¿Qué?! ¡¿Qué ha pasado?!
Harry: Un accidente… Con un coche…
Niall: ¿Quién?
Harry: -me mira, tiene los ojos empapados. Me espero lo peor…- Tenemos que dar el concierto y volver rápido. Es… importante…
Niall: -en voz baja me dice quién es- No puede ser…  Hay que contárselo, a todos.
Harry: Eso sólo hará que quieran suspender el concierto y ya sabes lo que piensa Simon…

En ese instante, Li entra en la estancia. Nos pregunta qué ha pasado pero nos limitamos a sonreír y no contestar. Salimos de los camerinos. Queremos contárselo a los chicos pero va a ser peor y sabemos que no se dará el concierto…

Michael: Niall, tío. ¿Qué te pasa?
Niall: ¿A mí? Nada, ¿por qué?
Michael: No me engañes. Que te conozco. Anda, cuéntame.
Niall: -miro a todos lados- Pero aquí no… -entramos en una habitación, la que parece ser de la limpieza, ya que hay muchos productos. Una vez dentro le cuento lo sucedido-.
Michael: ¡¿Es?! –asiento- ¿Y lo sabe? –muevo la cabeza a un lado y hacia otro en forma de negación-
Niall: Sabemos que dejaría el concierto y volvería a Londres… Quiero contárselo pero.. Simon…
Michael: Tenemos que decírselo… es lo mejor… aunque haya que posponer la gira…
Niall: Está bien, yo se lo diré…

Salimos de aquella estancia y busco a Liam, Michael irá a contarle a los demás el suceso. Parece desaparecido del mundo… no está por ningún lado. Salgo corriendo y me paro en seco cuando veo que está a punto de salir al escenario. Acelero el paso y llego junto a él.

Niall: ¡Liam! Hay una cosa que debes saber… verás…
Liam: Niall, avisa a los chicos que pronto tenemos que salir -dice pasando del tema-.
Niall: Liam, es importante.
Liam: Un momento, por favor, tengo que terminar esto –le indica algo a un técnico-.
Niall: ¡LIAM! -se gira con los ojos muy abiertos y le cuento todo-
Liam: Me vuelvo a Londres.
Simon: Ah, no. De eso nada. De aquí no se mueve nadie.
Liam: Simon, es necesario.
Simon: No podemos parar el concierto. Al escenario.
Liam: ¿Cómo ha sido?
Harry: Un accidente de coche… llamó antes Laura…
Liam: Entonces lo que pasó en Adelaida…
Harry: Sí…
Zayn: Chicos, tenemos que volver cuanto antes…

Josh: Un, dos. Un, dos, tres.
Harry: -es hora de comenzar- Diaaanaaa.
Liam: The front pages are your pictures, they make you look so small, How could someone not miss you at all?
Todos: Oh, ah, oh.
Harry: I never would mistreat you, Oh I’m not a criminal, I speak a different language but I still hear your call.

Todos: Diana, Let me be the one to light a fire inside those eyes, You've been lonely, you don't even know me, But I can feel you crying, Diana, -mientras cantamos miramos a Liam, parece como si se fuera a desplomar en cualquier momento- . Let me be the one to lift your heart up and  save your life, I don’t think you even realize baby you’d be saving mine. Diana.
Niall: It’s only been four months but, You’ve fallen down so far, How could someone… -debo tomar la decision, Liam está muy mal, igual que todos. Y así no se puede dar un concierto-. Parad chicos. Queridas y queridos fans. Debemos cancelar este concierto. Hace unos minutos recibimos una llamada y tenemos un problema muy personal –miro al chico de ojos cafés que ahora se encuentran tapados por sus manos. Imagino que con lágrimas en los ojos…-. Volvemos a Londres. Cuando estemos totalmente bien con este tema, volveremos a terminar la gira. Gracias a todos y todas.
Louis: -me da una palmada en la espalda- Gracias.
Niall: Era necesario, alguien tenía que hacerlo.
Liam: -nos damos un abrazo grupal, junto con 5 Seconds Of Summer, en el centro del escenario- Gracias. Gracias por todo.
Calum: Nos vamos a Londres, amigos.


(Narra Lourdes)

*Conversación telefónica*
…: ¿Si?
Lourdes: Hola Lau, ¿Qué tal todo por allí? Hace ya una semana que no hablamos, seguro que han pasado mogollón de cosas.
….: No soy Lau. Soy Nicky. Pues verás, sí que han pasado algunas cosas desde la última vez que llamaste.
Lourdes: Pues cuéntame.
Nicole: -tiene la voz un poco triste- Verás, los chicos se fueron de gira a Asia, con 5 Seconds of Summer. Nos han mandado varias fotos que ya te enviaré.
Lourdes: Guay, estoy deseando verlas.
Nicole: Lou… -dice con un hilo de voz-.
Lourdes: Nicole, ¿pasa algo?
Nicole: -empieza a llorar- Pues verás, el lunes después de que llamaras, nos fuimos de fiesta. Íbamos Laura, Cris, Jasmín, Arturo, Jaid y yo. Nos lo pasamos muy bien y bailamos mucho. Apenas bebimos, un cubata y ya está, no era plan de emborracharse, solo íbamos a pasar un buen rato. Conocimos a un par de chicos, de esos que tú dices de una noche y solo eso, una noche. Total, que salimos sobre las dos y media por que Cristina nos dijo que quería irse pronto ya que había conseguido trabajo y no quería faltar el primer día…
Lourdes: No me extraña, con lo responsable que es. Lo ha conseguido en un Starbuks, ¿verdad?
Nicole: -sigue llorando- Sí, pero déjame terminar.
Lourdes: Vale, termina por que me tienes súper intrigada.
Nicole: El caso es que, íbamos de camino al coche, todavía no tenemos el carnet, así que llamamos a mi madre para que viniera a recogernos. Cris nos dijo que le había dado la cartera a Ryan, un muchacho muy amable que conocimos hace unos meses y que ya te presentaremos, y se fue hacia el bar para recogerla. Nosotras nos fuimos al coche. Pasados unos minutos escuchamos un frenazo muy fuerte…
Lourdes: - empiezo a llorar- No, no, no. Por favor dime que no…
Nicole: Si, era Cris. Los médicos dicen que se recuperará pronto, pero aún no ha despertado.
Lourdes: ¿Por qué no me llamasteis? -digo sollozando-
Nicole: No queríamos preocuparte hasta que se pusiera bien, lo siento.
Lourdes: - seguimos llorando- Bueno, no importa, lo que realmente importa es Cristina. Llamadme en cuanto sepáis algo, da igual la hora. Intentaré ir a Londres lo más pronto posible. No, no puede ser –lloro con más intensidad-. ¿Y Liam? ¿Lo sabe?
Nicole: - suerbe por la nariz- No, aún no lo hemos llamado. Ya sabes que vendría desde Asia para estar con ella. Laura dice que lo llamará esta noche y se lo contará todo.
Lourdes: Pobre, cuando se entere va a querer ir rápido.
Clara: -desde la cocina- Lourdes, vamos a comer, termina.
Nicole: ¿Quién es?
Lourdes: -no puedo parar de llorar- Es Clara, mi tía –miento-.
Nicole: -sigue llorando- Bueno parece que te tienes que ir, te llamo en cuanto sepa algo.
Lourdes: Vale, adiós. Un beso para todas
Nicole: Adiós. Otro para ti.

*Fin de la llamada telefónica*

Clara: Lou, cariño, ¿qué te pasa?
Lourdes: Cristina ha tenido un accidente –lloro con más intensidad-.
Clara: -se lleva las manos a la boca y empieza a llorar- Lo siento mucho, cielo –me abraza-.

Aunque ella no ha conocido a Cris, yo siempre le he hablado muy bien de ella. Clara siempre ha estado muy interesada por mis amigas e incluso cuando no estaba en el internado, a veces venía y hablaba con ella. Siempre me ha sido de muy buena ayuda.  Desde aquí hasta Londres  hay mucho pero dice que me dejará ir, cuando consiga un poco más de dinero; por eso intento buscar trabajo, cuanto antes consiga el dinero antes me voy a Londres, aunque hacer de canguro y camarera no dé para mucho, y menos en el orfanato, yo me estoy esforzando al máximo. Se porta muy bien conmigo. La verdad es que la quiero mucho.
Tengo que secarme las lágrimas y que se me note lo menos posible la preocupación, si no quiero alertar a Noelia. Aún no he hablado con ella sobre lo de Troy y debo hacerlo pronto si quiero volver a Londres para ver a Cris…
Qué difícil es todo…

domingo, 8 de junio de 2014

Maratón: Capítulo 47: Algo malo pasa



(Narra Cristina)

Me levanto y preparo el desayuno. Cuando me he despertado Jasmín aún estaba durmiendo, estaba tan mona. Tengo un mensaje de Nicky que dice que si vamos a dar una vuelta con ella. Al parecer Laura ha quedado con Ryan.

Jasmín: -bosteza- Buenos días.
Cristina: Buenos días. ¿Cómo has dormido?
Jasmín: Pues muy bien, ¿y tú?
Cristina: Muy bien. Siéntate, he preparado el desayuno.

Desyunamos muy animadamente y le explico los planes que tenemos para hoy. Salimos a comer con Nicole, Arturo y Jaiden y por la noche todos junto a Laura y Ryan nos vamos a un pub de fiesta.
Nos vestimos y arreglamos la casa. Nos sentamos en el salón y cantamos un rato.
¿Por qué no quería que viera aquella hoja? ¿Qué es lo que pasó entre ella y la persona que llamó ayer? ¿Qué pasado se esconde en la chica de ojos azules grisáceos que ahora mismo tengo al lado? ¿Qué debo saber y qué no? ¿Cuál es su secreto?
Uf… demasiadas preguntas. Ya me duele la cabeza. Esto no debe ser bueno…

Pasa una media hora cuando llega Nicole, Jaiden y Arturo. Salimos a dar una vuelta por el parque. Para ser sinceros hoy es un día muy soleado en Londres, algo muy extraño. Arturo nos cuenta que esta mañana cuando salió a correr estaba lloviendo y que el tiempo está empezando a ponerse bipolar. Jasmín saca una reseña: No podemos fiarnos de Londres, hay que salir siempre con paraguas.
Pasamos por Sant James Park. Llevamos andando un buen rato y empiezo a tener hambre. Busco el móvil en mis bolsillos y miro la hora: 12:34. Joder, que hambre…
De pronto, algo me pega en la cabeza y caigo al suelo.

Cristina: Auch… -me froto la parte golpeada de mi frente. Miro hacia adelante y hay una chica rubia tirada en el suelo haciendo el mismo gesto que yo; además, hay papeles por todo el suelo: nos debemos de haber chocado-. Lo siento, iba distraída y…
…: No te preocupes, la culpa es mía. Iba buscando unos papeles y además con prisa.
Cristina: Vaya, ahora llegarás tarde por mi culpa.
…: No te preocupes, aún tengo una hora. Me gusta llegar siempre antes para organizarlo todo –dice sonriéndome. La ayudo a recoger los papeles; no soy nada cotilla pero he visto que es modelo y que va a firmar algo con One Direction-.
Cristina: -¡Ya me acuerdo!- ¿Tú vas a ser la modelo que va a la sesión fotográfica con los chicos de One Direction?
…: Pues sí. Es una suerte y estoy emocionadísima. Esos chicos son geniales.
Cristina: Sí, si que lo son.
…: Eres directioner, ¿verdad?
Cristina: Sí. ¿Cómo lo sabes?
…: Por el brillo de tus ojos al hablar de ellos –le entrego los últimos papeles-. Muchas gracias. Por cierto, me llamo Oneida, pero todos me llaman Oni.
Cristina: Yo me llamo Cristina, pero me puedes llamar Cris.
Oneida: Un precioso nombre, como tú. Encantada Cris. Espero volver a verte –me entrega un papelito-. Mi tarjeta, así podremos quedar y hablar. Me has caído bien.
Cristina: Gracias. Y tú a mí.
Oneida: Nos vemos. Adiós.
Cristina: Adiós Oni.
Jasmín: Que chica más maja.
Arturo: Pues sí. Y tiene un buen culo.
Jaiden: Si que es verdad –Nicole le propina un codazo en el brazo-. Auuu.
Cristina: Bueno, vamos a comer que tengo muchísima hambre.
Nicole: Eso es más normal de Lau..

Nos reímos y juntos entramos a un restaurante en el que sirven una comida riquísma y muy barata.
Comemos muy animadamente, al finalizar y pagar cada uno su parte, recorremos Hide Park y cada uno se va a su casa a arreglarse para una noche que va a ser fantástica.

(Narra Laura)

El restaurante que ha elegido Ryan es muy elegante, pero los precios no van acordes con el estilo del local. Son bastante baratos. Hemos estado hablando y me ha contado que cuando era pequeño viajó a muchos lugares con su padre, por trabajo. Su madre siempre se quedaba en su casa, en Escocia. También me ha dicho que las transiciones de su padre eran de dos días y no podía conocer mucho la zona. Quiere ser actor y poder viajar y conocer bien las costumbres y culturas de muchos países. Es un chico muy interesante.
Le comento que esta noche hemos quedado para ir a un pub y ha dicho que vendrá encantado. Después de comer, paseamos por el centro de la ciudad y, pasada una media hora, me lleva a casa.
Allí están las chicas.

Cristina: ¿Qué? ¿Cómo te lo has pasado?
Laura: Muy bien. ¿Y vosotras? ¿Qué habéis hecho?
Nicole: Pues nos fuimos a comer con los chicos, Cris hizo una amiga modelo y luego volvimos a casa.
Laura: Bueno, ya toca prepararse. Son casi las siete de la tarde.

Subimos a ducharnos y en veinte minutos están abajo. A mí me faltan los últimos retoques. Me miro en el espejo, este vestido me encanta. Me lo regalaron Lou y Cris por mi decimoséptimo cumpleaños y no me lo he puesto nunca porque me parecía muy provocativo. ¡Menuda monja estaba hecha!
Me retoco los lacitos de la manga, coloco bien las pulseras, me abrocho los tacones y, ¡perfecta!


Bajo y allí están, sentadas, esperando a que bajara. Están preciosas, como siempre. Qué raro que Cris vaya con zapatos planos. No se han percatado de mi presencia, por lo que prefiero hablar la primera.

Nicole:

Cristina:




Laura: ¿De dónde se han escapado estos bellezones?
Nicole: Joder Lau, ¿y ese vestido?
Cristina: Te queda genial, no pensé que te lo vería puesto nunca. Tengo una idea: vamos al espejo y nos hacemos una foto para Lou.

Nos hacemos una foto como ha dicho Cristina y se la mandamos a Lourdes. Suena el timbre y vamos a abrir, allí está Jasmín. Muy elegante y sencilla como siempre.




Pasan sólo diez minutos y llegan los chicos. Vamos en dos coches divididos en chicos y chicas y llegamos al pub. A nosotras nos lleva la señora Grey, ya que tenía que salir a trabajar y le pillaba de camino; luego dice que vendrá a recogernos. Es un sitio genial, con luces por todos lados, mesas elegantes, modernas y de color blanco. Nos sentamos en una de ellas que está a la derecha.
Sobre las once de la noche, los chicos van a pedirnos unas bebidas. Está todo muy animado y hace ya una hora que llevamos bailando en la pista.

Nicole: Chicas, mi madre me ha enviado un mensaje –dice gritando, porque apenas se le escucha-. Vuelve a por nosotras a las doce.
Cristina: -le respondo en el mismo tono- Vale, ¿avisamos a los chicos?
Laura: Chicas, yo voy a la mesa con Jasmín. Estoy reventada.

Nos hemos ido turnando para guardar los bolsos y ahora le tocaba a Jasmín. Las chicas también vienen con nosotras. Hay muchísma gente y cuesta andar. Es la locura del Saturday Night.

Jasmín: Arturooooooo –que pedazo de chillido-. Que nos tenemos que ir, ¿vale?
Arturo: Vale, tranquila. Que me vas a matar de un chillido…

(Narra Liam)

Depués de nuestra gira por gran parte de Asia, volvemos a Australia para luego poder ir a Oceanía. Esta noche es el concierto en Adelaida. Hemos pensado en hacerlo de una manera diferente. 5 Seconds of Summer tocará una de sus canciones, seguidamente, nosotros haremos lo mismo; haremos unas diez canciones así y después, ellos cantarán una canción nuestra y nosotros una suya.
El concierto comienza muy animado. El público nos recibe extremadamente bien.

Luke, Calum, Michael y Ashton: She said to me, forget that you thought. ‘Cause good girls are bad girls, that I haven’t been caught. So just turn around and forget that you saw. ‘Cause good girls are bad girls, that I haven’t been caught. Oh, oh, oh.

Lo están haciendo genial. Son una maravilla encima del escenario, y no se cansan de ofrecer a las fans esos espectáculos.

Pasadas las diez canciones de cada grupo, nos toca cantar a nosotros una cantar a nosotros la última y después empezará la ronda de intercambio de canciones. Elegimos Midnight Memories.

Harry: Straight off the plane to a new hotel. Just touched down, you could never tell. A big house party with a crowded kitchen. People talk shh but we don't listen.
Louis: Tell me that I'm wrong but I do what I please. Way too many people in the Addison Lee. Now I'm at the age when I know what I need, oh, whoa.
Todos: Midnight memories, oh, oh, oh, oh. Baby you and me. Stumbling in the street. Singing, singing, singing, singing. Midnight memories, oh, oh, oh, oh. Anywhere we go never say no.
Just do it, do it, do it, do it.
Liam: 5 foot something with the skinny jeans. Don't look back, baby follow me.
Niall: I don't know where I'm going but I'm finding my way. Same old shh but a different day.
Louis: Tell me that I'm wrong but I do what I please. Way too many people in the Addison Lee.
Now I'm at the age when I know what I need, oh, whoa.
Todos: Midnight memories, oh, oh, oh, oh. Baby you and me. Stumbling in the street. Singing, singing, singing, singing. Midnight memories, oh, oh, oh, oh. Anywhere we go never say no.
Just do it, do it, do it, do it.
Niall: You and me and all our friends. I don't care how much we spend. Baby, this is what the night is for, oh, oh, oh.
Harry: I know nothing's making sense. For tonight let's just pretend. I don't w-wan-nn-a…

Se queda parado, mirando a la nada, como si hubiera visto algo que no quería, como si le hubieran contado algo gordo. Louis y Zayn improvisan, mientras Niall y yo nos acercamos a Harry.

Niall: Harry, amigo. ¿Qué pasa?
Liam: Hablanos por favor.
Harry: Tengo un mal presentimiento. Ha pasado algo. No sé a quién, pero es alguien que conocemos. Esto no me gusta chicos.
Niall: Pero Harry, ¿cómo vas a saber tú eso?
Harry: No lo sé Niall, es algo que siento. Siempre que me tira la mandíbula sola y se me queda rígida, después pasa algo malo. Y no he podido terminar de cantar… Tengo miedo –nuestro rubito le da un abrazo-.
Liam: Vamos dentro, tranquilízate, nosotros ocho intentaremos hacer algo de mientras.


(Narra Nicole)

Todo me da vueltas. Luces naranjas por todos lados. Jasmín derrumbada en el suelo. Laura pálida y paralizada. Mi madre corre, se lleva las manos a la cabeza. Intento acercarme. Mis pies pesan el triple que lo normal. Me mareo, no puedo sostenerme en pie. Pero hago un esfuerzo y consigo llegar. Veo lo que nunca querría ver nadie. Caigo al suelo y me pongo a llorar. Es una pesadilla, esto no puede estar pasando de verdad…




~~~

Aqui termina la maratón. esperamos que os haya gustado. Como siempre, esperamos vuestros comentarios abajo.
Un besoo enorme:)
Os queremos
Cris y Lou:) 

Maratón: Capítulo 46: Decisiones



(Narra Troy)

Cierro los ojos y ahí esta ella. Pidiéndome que vaya a la fiesta, que hace mucho que no hacemos nada juntos, poniéndome cara de cachorrito y suspirando frustrada cuando le digo que no. Odio decirle que no.
Abro los ojos aun molesto conmigo mismo y con mi madre, por no poder venir ella misma en busca de su hija. Miro alrededor y me agobio al ver a tanta gente hablando, durmiendo, escuchando música o haciendo cualquier cosa en sus respectivos asientos del avión. Si. De nuevo camino a España para ver si ya puedo conocer a mi nueva hermanita. A decir verdad estoy nervioso y me alegra ser el primero en la familia en conocerla. Cómo será y cuántos años tiene, si es cariñosa o si le caeré bien son preguntas que no pueden salir de mi cabeza.

Salgo de mis pensamientos una vez ya anunciado que estamos en territorio español y apunto de aterrizar. Me coloco el cinturón de seguridad y voy sacando el móvil para enviarle un WhatsApp a mi madre y decirle que ya llegué. Cuando bajo del avión, recojo mi pequeña maleta y llamo a un taxi para que me pueda llevar de vuelta al hotel donde me aloje la última vez.
Espero en los bancos que hay en el aeropuerto al maldito taxi que nunca llega. El recorrido se pasa rápido pero aburrido, estoy muerto de cansancio por lo que una vez llego al hotel, suelto la maleta y me tiro a la cama quedándome completamente dormido.


Un maldito ruido infernal  me saca de un precioso sueño. Alargo la mano y le doy un manotazo al móvil mandándolo lejos. Entreabro los ojos un poco y enseguida la luz del sol me ciega. ¿Qué hora será? Las 4 como muy tarde. Camino hasta la ventana para cerrarlas y recojo el móvil. 16:54. ¡Mierda! Corro al baño y me lavo la cara a toda prisa. Me peino un poco por encima y me echo algo de colonia. Salgo de la habitación corriendo y sigo corriendo por el pueblo. A las cinco tendría que estar en el puñetero orfanato y a mi móvil no se le ocurre otra cosa de avisarme cinco minutos antes. Sigo corriendo intentando recordar el recorrido que hice la otra vez y por pura suerte, ya que mi sentido de la orientación es pésimo, consigo llegar al gran edificio. Debí haber alquilado un coche como hice en mi última visita.

Suspiro antes de entrar, abro la puerta y me quedo perplejo al no ver a nadie en recepción. Miro hacia el patio interior ya que hay mucho ruido y veo a todo tipo de chicos y chicas de todas las edades haciendo cosas totalmente diferentes. Camino hacia allí para preguntar y al cruzar el marco de la puerta, todos se callan y me miran. Una niña pequeña camina hasta mí y tira de mi manga, bajo la mirada y le miro con ternura.

…: ¿Eres nuevo? –su mirada está llena de tristeza y compasión.
Troy: -yo me limito a sonreír amable- No pequeña, he venido para conocer a la que será mi futura hermana.
…: -en seguida se escucha un gran suspiro por parte de todos y la niña sonríe- ¡Eso es genial! Clara seguro que está en su despacho. La puedes encontrar al final del pasillo de la izquierda.
Troy: -acaricio la cabeza de la pequeña- Muchas gracias.

Salgo del patio y vuelvo a oír los ruidos de antes, camino donde me indico la niña y llamo a una puerta, tras ella escucho la voz de Clara que me invita a pasar. Ella sonríe al verme y yo la imito.

Clara: Hola troy, te estaba esperando. Siéntate por favor.

Le hago caso y me siento en una de las sillas que hay frente a su mesa. Ella coge un teléfono y llama a no sé quién.

Clara: -me mira- un momento – vuelve su atención al teléfono- Hola… si… claro, decidle que baje…aja… ya está aquí… vale muchas gracias. –vuelve a mirarme y me sonríe- después de todo, ya vas a conocer a tu nueva hermana-.

La espera se hace eterna y sólo han pasado diez minutos, pero parece que no va a venir nadie. Clara dice varias cosas en español que no logro entender, pero seguro que no son muy agradables. Se levanta y se dirige a una de las estanterías que cubren las paredes del despacho. Y se vuelve a sentar; parece inquieta y no muy contenta.

Clara: Voy a subir yo, puesto que no baja nadie. Espérame aquí, si ves que tardo mucho, al final del pasillo hay una cafetería -asiento, me daré una vuelta cuando la directora haya salido-.
Al parecer, mi hermana no quiere conocerme...

(Narra Laura)

Los exámenes finales ya han pasado; fueron complicados pero ya terminaron. Sólo quedan las notas.
En la videoconferencia de ayer dijimos de ir en verano a España, visitar a nuestras familias y pasar dos semanas allí. Los chicos se veían muy ilusionados.
Estamos a viernes y mañana nos han invitado a una mini-fiesta que hacen en un pub del centro. ¡Qué ganas!
Esta mañana me llamó Jasmín diciéndome que Cris se quedaba en su casa a dormir. Me levanto de la cama y voy al baño. Me ducho rápidamente, me cepillo el pelo, me visto, me lavo los dientes y me echo un poco de colonia. Estoy terminando de hacerme una cola alta cuando escucho mi teléfono. Sujeto el pelo para que no se deforme nada, recojo mis cosas y salgo corriendo. Llego a mi habitación y lo tiro todo por los suelos; agarro el teléfono, pero es demasiado tarde: ya han colgado. No se quién era puesto que no tengo guardado el número, si necesitan algo volverán a llamar. Cojo una gomilla y termino de agarrar el pelo. Recojo la ropa del suelo, hago la cama y bajo a la lavadora para lavar la ropa sucia. Hoy toca blanca.

<<It's late in the evening. Glass on the side. I've been sat with you. For most of the night...>>

Me encanta esta canción, mientras meto la ropa en la lavadora, me pongo a cantarla. Lo que más me gusta de Ed es su estilo y su peculiar voz.

<<Ignoring everybody here. We wish they would disappear. So maybe we could get down now.>>

Sigo cantando mientras me pregunto quién habrá puesto la canción. ¡MIERDA! Subo corriendo y llego a tiempo para cogerlo. Esta vez sí.

Laura: ¿Hola?
…: ¡Hola Laura! ¿Cómo estás?
Laura: ¡Ryan! Muy bien, ¿y tú?
Ryan: Muy bien también. Oye, ¿te he despertado?
Laura: Que va, ya llevaba un rato despierta.
Ryan: Ah mejor -se ríe-. Bueno, quería preguntarte una cosa.
Laura: Dime.
Ryan: ¿Te gustaría venir a dar una vuelta conmigo?
Laura:¡Claro!
Ryan: Genial. Te voy a recoger a las doce, comeremos juntos. ¿Te parece bien?
Laura: Sí, estaré preparada.
Ryan: Muy bien. Nos vemos luego.
Laura: Vale. Adiós.
Ryan: Adiós.


(Narra Lourdes)

Lourdes y Noelia: -estamos cantando muy animadamente- And we dance all night to the best song ever –nos subimos en la cama y terminamos la canción mientras saltamos-.

Nos bajamos y nos tumbamos en el suelo agotadas. Hemos estado cantando todo el disco de Up All Night y Take Me Home sin descanso. Midnight Memories lo dejaremos para otro día, estamos agotadísimas. Noe tiene muy buena pronunciación y la duda me hace preguntar.

Lourdes: Noe, ¿cómo es que pronuncias tan bien?
Noelia: Mi colegio era bilingüe y mi padre trabajaba mucho en Inglaterra, me iba con él y aprendía –me sorprende su entusiasmo y las ganas por conocer otro idioma-.
Lourdes: ¿Los echas de menos?
Noelia: Mucho… Ahora tú eres mi única familia. Eres mi hermana mayor, esa que nunca tuve…                                               

La abrazo. Nos quedamos así un rato hasta que alguien llama a la puerta. Me levanto y allí está la directora.

Clara: Hola Lourdes, ¿puedo hablar contigo?
Lourdes:Claro -me dirijo a Noe-. Ahora vengo, ¿vale? -ella asiente-.

Salgo de la habitación y voy con Clara a su despacho. Por su cara, lo que me va a contar no es nada bueno.

Lourdes: ¿Qué pasa Clara?
Clara: Ya sabemos a quién van a adoptar...
Lourdes: ¿A quién?
Clara: A ti, Lourdes -no... es tanto bueno como malo. Podré encontrar trabajo y volver a Londres. Pero eso llevaría dejar a Noelia... -. Sé que es una noticia muy dura, sobretodo ahora que estás tan unida a Noelia. Hemos estado organizando papeles; ya sabes que al no tener apellidos es todo mucho más complicado.
Lourdes: ¿Cuánto me queda?
Clara: Un mes más o menos. Hasta que la familia dé su aprobación, no creo que se vayan a echar atrás. Antes de nada, el hijo de la familia a venido para conocerte y quiero que lo conozcas. Él tiene dos años más que tú; viven con una chica que es ama de llaves y que es tres años mayor que tú. Troy pasa.

¿Troy? ¿De qué me suena? Me giro y lo observo, me levanto y ambos nos señalamos.

Lourdes y Troy: ¡Tú!
Lourdes: No me puedo creer que seas tú.
Troy: Qué pequeño es el mundo -nos damos dos besos-.
Clara: ¿Os conocéis?
Lourdes: Sí, fue mi compañero en el avión.
Clara: Vaya, pues fantástico. ¿Qué tal si os dais una vuelta para conoceros mejor?

Asentimos y salimos del despacho, en dirección a los jardines del Orfanato. Me cuenta que es hijo único y que sus padres están separados. Vive con una chica que llegó a su casa cuando él tenía diez años y ella tenía once. Dice que llegó llena de moratones y que su madre no dejó que volviera con su padre. En realidad no saben si era su padre o no. Se llevan muy bien y su madre fue a muchos juicios para poder tenerla en su casa. Es una historia muy bonita, aunque dice que ahora la relación entre Theresa, así se llama la chica, y su madre no es muy buena.

Troy: Bueno, cuéntame algo de ti. Tendré que hablarle a mi madre de Lourdes, ¿no? Lo único que se de ti es que fuiste mi compañera de avión y que venías de Londres.
Lourdes: No recuerdo nada de mi pasado. Es todo muy confuso. Siempre he vivido aquí, me adoptaron a los cinco, a los seis volví; pasaron dos meses y regresé a otra casa, once meses y de vuelta al orfanato; otra familia me adoptó a los ocho y se tuvieron que marchar a Alemania y con nueve volví aquí; cuando cumplí diez también me adoptaron y un año después volví; a los catorce me adoptó una familia que tenía dos hijos más, fue cuando conocí a mis mejores amigas -me mira con mucha atención, sin perder ninguna palabra de lo que digo-. Lo pasé muy bien y hasta este año he estado con ellos. Gracias a esa familia pude ir a Inglaterra y conocer a mis amores platónicos. Ahora comparto habitación con una niña de siete años que me recuerda mucho a mí. Y sé lo mal que lo pasé, por lo que intento que a ella no le pase lo mismo.

Troy: ¿Y tus padres?
Lourdes: No lo sé, no los recuerdo.
Troy: Vaya... es una historia bonita. ¿Qué le pasó a los padres de tu compañera?
Lourdes: Tuvieron un accidente. Noelia por suerte se salvó. Conmigo fue la primera con la que habló, tenía un trauma muy grande...
Troy: Tiene un bonito nombre. Pobrecita, no me quiero imaginar como estaría en el momento en el que se enteró que no volvería a ver a sus padres...
Lourdes: Yo tampoco...
Troy: Por lo que hasta ahora sé de ti, no te importará mucho venirte a Windsor, está cerca de Londres.
Lourdes: No tendría problema, excepto por dejar sola a Noe... Podría volver a ver a mis amigas... pero a ella la dejaría sola. Tantos meses juntas...
Troy: Bueno, le hablaré a mi madre de ti. La decisión es toda tuya. Nos vemos en unas semanas.
Lourdes: ¿Ya te vas?
Troy: Sí, el avión sale en unas horas.
Lourdes: ¿Vienes y vas de un día a otro?
Troy: No -se ríe-. Llevo aquí dos semanas. Cuando vuelva me quedaré un mes.
Lourdes: Bueno, pues lo pensaré, ¿vale?
Troy: Eso espero. Nos vemos -le doy dos besos y un abrazo que el corresponde sin problemas.
Lourdes: Hasta pronto.
Troy: Adiós guapa.