martes, 1 de julio de 2014

Capítulo 49: Animando y agradeciendo.

(Narran Zayn)

Todo es un caos, ¿cómo ha podido pasar esto? La ropa vuela por doquier, los chicos descontrolados van y vienen con cosas en las manos, 5 SOS ayudándonos a hacer las maletas, Liam con la cara roja de tanto llorar. Bueno, en realidad todos estamos con las caras rojas, pero Liam el que más…

Ya tenemos los billetes de avión comprados y sólo nos quedaremos dos días en Londres, porque tenemos que seguir con la gira. Pero si las cosas van mal, a la mierda la gira, Cris está en el hospital, es nuestra amiga y no pensaremos en dejarla sola. Además las demás chicas necesitan nuestro apoyo. Aunque Cris sea nuestra mejor amiga y la novia de Li, ellas la conocen desde mucho más tiempo, sobre todo Lau, y ella está aún peor que nosotros.

Calum, Ash y Louis ya tienen sus maletas hechas, Niall, Liam y a mí nos faltan casi nada, y los demás aun casi ni han empezado. Nuestro avión sale en una hora y media, menos mal que estamos cerca del aeropuerto. Estamos muy nerviosos y vuelvo a decir que todo es un caos.


(Narra Jasmín)

Todas estamos en la puerta de la habitación donde han llevado a Cris. Han pasado ya dos horas desde el accidente y una hora y media desde que está ahí dentro. Aún no ha salido ningún médico y no tenemos ni idea de lo que están haciendo los chicos. Son las dos y media de la mañana y nuestros cuerpos ya se han quedado sin el suficiente líquido como para que podamos llorar.

Al cabo de una media hora más, un médico decide salir con la bata llena de sangre. Las chicas, de las cuales la mayoría estábamos tiradas en el suelo, nos levantamos y nos acercamos a donde está el doctor, asustadas por lo manchada que lleva la ropa y por su cara; aunque hay que tener en cuenta que estas personas son profesionales y muy constantes.

Doctor: -nos mira una a una apenado, su cara lo dice todo, está mal, no se recuperara, algo ha fallado en la operación….-Está bien. Pero ha perdido mucha sangre y se tendrá que quedar unos días aquí hasta que podamos recuperar la cantidad necesaria. No estamos seguros de cuando despertará. Pero una vez que tengamos la sangre, no correrá peligro.

Al escuchar las dos primeras palabras, mi cuerpo reacciona llevándose mis manos a la boca y volviendo a llorar como loca. “Está bien”, son las únicas palabras que en este momento vagan por mi mente.

Nicole: ¿Está seguro de eso doctor?
Doctor: Nunca estamos al cien por cien seguros, pero esperamos que sea así. Los únicos riesgos que pueden existir ahora serían mentales, aunque descartamos la posibilidad de que pierda la memoria o que su cerebro haya sido dañado. Hay que tener en cuenta, además, que el coche que la golpeó iba a una velocidad de ciento cincuenta kilómetros por hora. Las avisaré si hay alguna novedad.


Todas nos abrazamos mientras lloramos y, después, Laura es la única capaz de hablar para dar gracias al médico, que se retira de nuevo a la sala donde esta Cris.

La madre de Nicole vuelve con Arturo, ellos estaban en la planta de abajo, han ido a por cafés para todos. Nada más verlos, corremos a sus brazos mientras susurramos que Cris se recuperará. No podemos gritar porque es tarde y habrá pacientes durmiendo y además creo que todas estamos algo roncas de haber gritado en el momento del accidente.
La madre de Nicole nos obliga a irnos a casa para descansar, nos promete que mañana a primera hora estaremos aquí para ver a Cris y nosotras, después de unas cuantas quejas, aceptamos su oferta ya que el cansancio nos puede.


*A la mañana siguiente*

(Narra Lourdes)

Lau me ha vuelto a llamar, me han dicho que los chicos, con 5 SOS, salieron anoche hacia Londres y que irán a visitar a Cris ya que está bien, según les comunicó el doctor. Ya estoy mucho mejor, pero eso no me quita las ganas de querer verle y de saber de verdad si mejora. Noe ya ha descubierto que hay algo que falla, no puedo ocultar mi tristeza por siempre…

Algo, más bien alguien, me saca de mis pensamientos al abrir la puerta de la habitación. Sé que no es Noe, ya que ella está abajo desayunando y porque esos pasos no son de una niña pequeña. Me giro en la cama y observo como Clara se acerca a mí, con unos papeles en la mano. Me sonríe y se sienta en el borde de mi cama. Algo está tramando.

Clara: Buenos días Lourdes –su extraña sonrisa hace que me levante de la cama y me siente cual indio. Le miro muy extrañada-. Sólo he venido para darte una buena noticia. Ayer ocurrió lo de tu amiga y sé las ganas que tienes de poder pasar al menos unos días con ella y tus demás amigos. He estado hablando con mis superiores y he logrado algo, es mínimo pero es algo –me tiende los papeles y yo, con algo de duda, los voy leyendo. Hay un pasaporte, el mío. Un billete de avión a Londres para dentro de una hora. Papeles de permiso…-.
Lourdes: Pero… ¿para qué es esto?
Clara: He conseguido algo de dinero para que puedas ir a ver a tu amiga, sólo es un billete de ida pero confió que puedas conseguir uno de vuelta. Lo siento pero el presupuesto no me dejaba más.
Lourdes: -sin pensarlo dos veces, abrazo a Clara como nunca antes lo he hecho y comienzo a llorar de la alegría. Ella, al notar mi llanto, me abraza también- Es más de lo que pueda ser. Muchas gracias Clara. De verdad, gracias.
Clara: -se separa un poco de mí y me seca las lágrimas mientras me sonríe- No tienes que darme ningún tipo de gracias. Escúchame, intenta no estar fuera más de tres días, yo me ocupare de Noelia durante estos días. Y ahora levántate, vístete y ponte guapa, que te vas a Londres.

Dicho esto, me levanto de un salto de la cama. Clara se va contenta y yo preparo a todo correr una pequeña maleta con ropa para tres días. Me visto y me arreglo lo más rápido posible, y dejándole a Noe una pequeña nota sobre la almohada de su cama, bajo las escaleras corriendo y cojo un taxi que me lleva directa al aeropuerto de Barajas.


(Narra Liam)

Esto me está matando. Cuando Harry dijo aquello tuve que advertir a las chicas para que tuvieran cuidado. El destino está escrito, pero puede cambiar. Los chicos ya me han dicho que autoculparme no va a servir de nada y que yo no tuve nada que ver. Nadie lo tuvo.

Necesito volver cuanto antes, estar junto a ella. Son nueve horas de vuelo si no hay ninguna interferencia…

Quiero tenerla entre mis brazos y poder abrazarla. Hacerle saber que no le va a pasar nada. Y ya le ha pasado… Puf…

Luke: Vamos Li, sé que es difícil. Habla con nosotros.
Niall: Que buena idea. Para que los chicos conozcan a las chicas, vamos a contarle algún recuerdo que tengamos de haber vivido junto a ellas.
Harry: Vale –ninguno tenemos ánimos, pero por intentarlo…-, ¿quién empieza?

Louis: ¿Y qué os parece si 5 SOS dice una chica y nosotros hablamos?
Calum: Por mí bien. Contadnos algo sobre… Laura.
Luke: Te ha dado fuerte, ¿eh? -él sonríe y asiente-
Niall: En mi vida he visto a una chica que le guste tanto la comida y le da igual que tenga más o menos calorías. ¿Os acordáis cuando ‘comindamos’? Que divertido fue.
Harry: Tiene una mirada impresionante, capaz de hablarte sin pronunciar palabra y besa muy bien.
Louis: No le gusta meterse en líos. Una vez intentaron despertar a Lou de una forma bestial y ella no estaba nada de acuerdo.
Zayn: Toca muy bien la guitarra y además canta, se nota que ama la música.
Liam: Es una buena cómplice, lista y atrevida. ¿Recordáis la noche de su cumpleaños? Menudo vestido llevaba –parece que nos anima un poco-.

Y así estamos hasta sobrevolar Alemania. Hemos recordado muchos momentos, con cada una de las chicas. Nos quedan dos hora para llegar a Londres, estoy ansioso. Y ahora me empiezo a sentir algo nervioso…


(Narra Troy)

Miro al techo, paso mi mano por el abdomen. Pronto volveré a España, ya he hablado con mamá y al parecer estaba enterada de todo. Tengo ganas de volver a verla, no sé por qué. Una mano roza la mía pero no le presto mucha atención. Sigo en mis pensamientos, recordando sus ojos, su risa, esa mirada y la forma que tiene de mover las manos cuando habla.

Theresa: ¿En qué piensas? –su voz me sorprende y la miro confuso-
Troy: ¿Eh?
Theresa: Estás en otro mundo Troy. Desde que volviste de España no comes apenas y te pasas el día pensando.
Troy: Son muchas cosas. Y todo así, de golpe. Una nueva persona en casa… tantas preguntas…
Theresa: Tienes que relajarte. Estás muy tenso. Venga, levanta que te hago un masaje –la obedezco y lentamente mueve sus dedos por mi espalda, la verdad es que me ha venido bien-.
Troy: Mmm… gracias… -la miro, sus ojos, se parecen a los de Lou. ¿Serán cosas mías? Se acerca lentamente y yo hago lo mismo, hasta que nuestros labios se rozan, para después fundirse en un apasionado beso-.